EDITORIAL N°48 “Nuestros desafíos como clase trabajadora”

Los retos de las fuerzas populares en una situación difícil cuya correlación de fuerzas es compleja que dificulta un espacio coherente articulado disciplinado que pueda enfrentar el corolario de las fuerzas anti progreso, es necesario el  intercambiar de ideas y de  experiencias para  compartir reflexiones, sobre la base de la práctica social, de manera de poder comprender lo ocurrido en ambas coyunturas por lo que  estamos impresionados por la unidad en el objetivo que logramos y la diversidad en terreno táctico demostrado en este mes  de enconada lucha en torno a logro de la Inconstitucionalidad del Contrato Minero Ley 406 cuyos Magistrados de la Corte Suprema de Justicia favoreció con el voto unánime, por lo que determinamos que esta decisión  se fraguó al calor de la lucha de la unidad en la diversidad.

Estamos frente una  crisis estructural y de quiebre del sistema capitalista globalizado, nos encontramos en un momento histórico significativo  muy complejo;  por un lado sentimos y vivimos  la crisis de esencia  del propio sistema capitalista y que en estos momentos  sólo aumenta los problemas de la humanidad, que se manifiesta en su crisis ambiental, su crisis social,  su crisis humanitaria, su crisis de la cultura y de la civilización y que se ve reflejada de diferentes maneras,  cada día, en que el capital sólo ofrece guerras,  barbarie, explotación  y más problemas para el pueblo.

 Esta crisis general e integral también nos golpea a las propias  organizaciones de la clase trabajadora, es una  crisis que podríamos llamar  crisis del proyecto alternativo, del imaginario, de rumbo; que se agrega también a la crisis como resultante  del declive del movimiento de masas en el país.

Los desafíos de las fuerzas sociales y  populares se nos plantea en  una situación difícil cuya   correlación de fuerzas es compleja; observamos que existe  lucha social, que  hay rebeldía,  sin embargo, no constituye un movimiento articulado, masivo y permanente de ofensiva de la clase trabajadora que pueda desafiar las fuerzas  del sistema y su modelo neoliberal con éxito, es un reto de la clase trabajadora que tiene por delante, que esta en plano de las ideas y político que pueda ser aceptable y asimilable por las grandes mayorías, por lo que nos conduce a poder  contar con un referente que goce con la suficiente credibilidad y confianza, donde  trace los objeticos y la ruta a seguir, necesitamos pues ese sujeto histórico comprometido con la revolución política y social.

La lucha de clases podría desarrollarse en oleadas,  existen momentos  de ascenso y descenso del movimiento de las masas populares y sociales; todas estas contradicciones sociales producto de la propia lucha de clases que surgen de nuestros adversarios y enemigos de la clase trabajadora, debemos identificarla muy bien para tomarla como fuerza motriz para avanzar en el cambio social, que muchas veces se ven reflejadas en los momentos de disputa por proyectos con la burguesía nacional que busca el  desenlace con las fuerzas del progreso social del país.

En la lucha de clases contra el capitalismo si adolecemos del despliegue de la lucha de masas, no habrá triunfo del trayecto del  progreso social mucho menos sostenerse a sí mismo, por lo que hay que contar con la  movilización masiva organizada del pueblo, de lo contrario terminaremos como rehenes de la correlación de fuerzas adversas anti progreso social lo que, impedirá cualquier cambio social significativo hacia la revolución en nuestro país.

La Central Nacional de Trabajadores de Panamá, es consciente de que debemos trabajar en la formación de nuestros trabajadores en su formación ideológica y política, debemos contar urgentemente con las escuelas de formación de cuadros altamente preparados, capaz de enfrentar esos desafíos que nos impondrá el declive del sistema capitalista mundial;  el estudio de forma vanidosa no forma, al igual que absolutizar  la práctica social lo que hace es formar solo activistas, lo que necesitamos es tener escuelas que combinen ambos, el estudio y la práctica social, teoría y práctica como nos enseñaron los clásicos de la teoría revolucionaria; es imperioso probar nuevas formas de lucha y a su vez con nuevas herramientas  organizativas para la lucha que está y que se avecinan; es sumamente fundamental  ejecutar las diversas formas de comunicación con agresividad y elevar a profesional el equipo de trabajo comunicacional, no podemos postergarlo aún más.

¡Construyamos el sujeto histórico que guíe la lucha social y política de los trabajadores hacia el progreso social!

¡Sigamos trabajando en forjar la unidad en la diversidad para el cambio social!

¡El pueblo unido en la diversidad, jamás será vencido

Panamá, 9 de diciembre de 2023

---
Campañas de Sindicalismo para no sindicalistas. Marketing Sindical www.monagrillo.net

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.