Trabajadores de Venezuela Opinan Sobre el Hecho de la Refineria

Si bien estamos obligados a esperar por las investigaciones del estado venezolano y las autoridades de Petróleos de Venezuela SA PDVSA, la cual acataremos sin titubeos de ningún tipo, los trabajadores venezolanos queremos fijar nuestra posición ante esta grave situación que enluta la Patria y que pretende poner en entredicho la gobernabilidad en el país.

Atravesado por contingencias naturales producto del paso del huracán Isaac que azotó fuertemente al oriente de Venezuela, amanecimos el sábado 25 de agosto con una violenta explosión en la Amuay que provocó un saldo de 39 fallecidos y alrededor de 70 lesionados, aparte de unas 200 viviendas afectadas cerca del gran Complejo Refinador Paraguaná.

Mientras el Presidente, a riesgo de su salud, se ponía al frente de la contingencia por las lluvias en el oriente del país la canalla agrupada en la oposición en su festín de necrofilia hizo de las víctimas, el dolor de sus familiares y el impacto que causó a todo nuestro pueblo, una sádica arremetida contra el Comandante Chávez y nuestra industria petrolera.

No estamos al cabo de saber si el suceso fue un accidente o un deliberado sabotaje de quienes sabiendo de antemano su derrota, utilizan el terror y el sabotaje para detener la arrolladora victoria del pueblo el 7 de octubre del presente año.

Sin embargo, parece altamente sospechoso las cosas que han ocurrido desde que comenzó el mal tiempo en el territorio nacional. Toda suerte de rumores, bolas y angustiosos mensajes han circulado por redes sociales, mensajes de texto, llamadas, correos electrónicos, intentando crear un clima de zozobra y nerviosismo en la población.

Por otro lado, en la madrugada del sábado, se produce la explosión en la refinería Amuay y recrudece la espantosa  ola que van desde cientos de muertos hasta saqueos. Caídas imaginarias de puentes para rematar anunciado una escasez de gasolina producto del siniestro. Todavía en la madrugada del domingo anunciaron apagones generalizados y más puentes derrumbados, aún en sitios donde ni siquiera pasa un rio.

El director de HINTERLACES, Oscar Schémel, durante sus acostumbrados informes de “monitor país” ha advertido por meses que el Comandante Chávez aventaja en no menos del 18% al principal candidato opositor y que “solo un hecho catastrófico podría revertir los resultados electorales”. La oposición con la derrota marcada en la frente está echando mano a recursos desesperados por detener el inmenso respaldo del que goza nuestro Comandante en Jefe y Presidente Hugo Chávez Frías.

Y es tan sospechoso este “accidente” que en el momento en que se produce “por casualidad” un fotógrafo estaba dentro de las instalaciones y graficó minuto a minuto el voraz incendio que inmediatamente se propagó, ni un rasguño tuvo el reportero de marras, mientras se perdieron las valiosas vidas de 18 efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana y 21 civiles habitantes de las adyacencias del complejo refinador.

Mientras tanto por las redes sociales los carroñeros de oposición hacían su fiesta de horror a través de truculentos mensajes cuyo fin era crear pánico y terror en la población.

Estamos convencidos que lo ocurrido en Amuay es un globo de ensayo de una oposición que abandonó hace mucho tiempo su discurso democrático, buscando ver nuestras reacciones, nuestras respuestas ante un hecho catastrófico por lo violento y sanguinario. Así lo hicieron en el año 2001 como preludio al golpe de estado el 2002. Lo hicieron en octubre de 2002 como preludio al paro petrolero de finales de ese año. Así han hecho con los sucesivos sabotajes de la energía eléctrica.

La explosión de Amuay no es un acto nuevo en los anales de sabotajes y atentados con los que los poderosos imperialistas han aderezado la historia. Al principio de los años sesenta en el puerto de La Habana vuela “accidentalmente” el barco La Coubre causando cientos de muertos e incalculables daños materiales. Agresiones y provocaciones para justificar invasiones en República Dominicana, Cuba, Guatemala, Panamá, México, Granada.

Este a nuestro juicio, es el preludio de una escalada de violencia que debería desembocar en una perdida acelerada de popularidad y, por ende, de votos del candidato de la revolución.

Pero, una vez más, los terroristas se equivocan. Nuestro pueblo ha ganado en conciencia y experiencia durante los últimos diez años, por lo que se estrellarán contra la férrea decisión de vencer con la que hemos hecho historia y ejemplos de valentía y voluntad de victoria con las que hemos conquistado el derecho a ser libres.

Por lo que si pensaron medir nuestra actitud y conducta ante la calamidad, se darán cuenta de la capacidad de crecernos frente a esta y luchar para vencerla.

Los trabajadores y trabajadoras de Venezuela, damos un paso al frente en estas amargas horas y nos aprestamos a derrotar la adversidad y advertimos a sus protagonistas que no detendrán la ola revolucionaria que ha sacudido este continente y que ocupó las calles para no abandonarlas jamás.

Rogamos a la vida que los resultados que arrojen las investigaciones sobre el siniestro sean las de un lamentable accidente, pues todo error humano, por más lamentable que sea, se puede corregir. En caso contrario, esa oposición y sus amos del norte estarían jugando con fuego, toda vez que este pueblo entrenado en 14 años de revolución y siglos de resistencia no se dejará arrebatar sus conquistas y una revolución que le ha devuelto sus sueños y esperanzas hechos realidad.

Le advertimos a nuestros adversarios que sabremos responder una a una las provocaciones a las que nos quieren someter, y desde ya estamos en vigilancia extrema para evitar que enrumben a este país a una agenda de violencia que se les revertirá con la más grande de las derrotas. Hagan lo que hagan señores imperialistas, hagan lo que hagan apátridas y desalmados voceros de la agenda oculta, estamos decididos a impedir sus designios. Sépanlo de una vez ¡No volverán!

A nuestro pueblo, que ha dado muestras impresionantes de madurez en las contingencias, hay que elevar la vigilancia, pues en otras empresas pueden intentar crear este mismo clima de caos para desestabilizar nuestro gobierno revolucionario. Van a tratar de herirnos en nuestros más sensibles sentimientos, van a tratar de generar bolas y corrillos para crear confusión y angustia para que por agotamiento rindamos la Revolución.

A nuestros compañeros y compañeras de federaciones y sindicatos, hoy más que nunca agruparnos en nuestra Central Bolivariana Socialista de Trabajadores y dando el ejemplo de unidad que requiere la magna tarea de consolidar la revolución y derrotar a nuestros enemigos. Por lo que activamos todos los alertas en CANTV, PDVSA, EMPRESAS BASICAS, CEMENTERAS, MISIONES CORPOELEC, TRANSPORTE, ENTES DEL ESTADO, SECTOR ALIMENTARIO, para impedir cualquier tipo de sabotaje enmascarado en el discurso de mal gobierno. Enfrentaremos la provocación en el escenario que se nos presente, pero no permitiremos que lleven nuestro país al abismo neoliberal con el que sueñan los conspiradores.

A los componentes de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, le reiteramos la admiración y el afecto de nuestro pueblo y el reconocimiento a la Guardia Nacional Bolivariana por los denodados esfuerzos por solventar esta tragedia. Ustedes camaradas de la FANB han hecho honor a la unidad cívico militar que sellado para siempre el venturoso destino de la Patria.

A nuestros hermanos y hermanas del mundo. Les decimos que el pueblo trabajador de Venezuela sabrá hacer honor al compromiso de sostener la Revolución Bolivariana y profundizar la construcción del socialismo bolivariano que inspira nuestra acción revolucionaria.

Al Comandante en  Jefe le decimos, que cuente con los trabajadores y trabajadoras de esta central para enfrentar todos los compromisos que nos ponga por delante la construcción de este maravilloso proceso que junto a usted construimos día a día y que no nos dejaremos arrebatar, junto a usted decimos que somos el pueblo de las dificultades y no bajaremos la guardia ante las arteras intenciones de la burguesía fascistoide que pretende volver al pasado de esclavitud y sumisión que décadas atrás asoló a nuestro país.

Pase lo que pase, hagan lo que hagan ¡No volverán!

por: Jacobo de León Torres.

 

 

¿Aún sigues repartiendo volantes? ¡Contactanos! te sugerimos alternativas para mejorar tu presencia digital. www.monagrillo.net

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.