El Transporte Público un Caos, Sin Perspectiva de Solución por Mi Bus

Metro-Bus-PanamaLa urgencia del cambio de unidades en el servicio de transporte se agudizo luego de la tragedia de 18 personas calcinadas el 23 de octubre del 2006, pero en realidad, esta tragedia ocurre es con los servicios nuevos que se implementaban con aire acondicionado en las ruta del corredor, cabe señalar que se satanizo a los buses del transporte colectivo denominados Diablos Rojos, los buses de menos costos pero de mayor movilidad de usuarios, no vamos a ocultar que también hubo heridos y muertos por atropellos, no por incendio, hasta donde se conoce.

Los medios de comunicación jugaron un papel fundamental para la desaparición de estos buses (Diablos Rojos), ya que ellos realizaron grandes campañas de mediatización hacia la consciencia de los usuarios para que estos mismos repudiaran el servicio que se le brindaba, fueron años de campañas hasta que lograron su objetivo, devolver el transporte a la oligarquía, que se les había arrebatado en el año de 1968 con los militares.

Antes de esta tragedia, ya se había tomado la decisión por parte del entonces presidente Martin Torrijos, del partido PRD, realizar cambios en el servicio del transporte y convocarían a concesiones y ya se tenía como nombre de Transmilenio, los cuales serian buses articulados de capacidad para 150 personas, el proyecto iba viento en popa, hasta que el negocio se les cayó.

Al entrar entonces, el partido Cambio Democrático, les arrebato un proyecto y un negocio, muy bien codiciado por empresarios nacionales y extranjeros; y al pueblo se les vendió la idea de un servicio cómodo, seguro y confiable, denominado Metrobus.

Desde, hace ya dos años y 4 meses, el pueblo panameño viene sufriendo día a día, el mal funcionamiento de un sistema de transporte pésimo, que solo busca el beneficio de una transnacional que mantiene un monopolio, sin perspectiva y alternativa, para poder reducir el agotamiento físico, mental y psicológico que mantienen los usuarios de este servicio.

Todos los días vemos las paradas improvisadas con largas filas y horas esperando el servicio del transporte, que al final los usuarios llegan tarde a sus puestos de trabajo y hogares, en las cuales no pueden aprovechar el tiempo para compartir en familia. Ante esto las organizaciones sindicales han levantado su voz de protesta, ya que afecta directamente a los trabajadores disminuyendo así sus ingresos económicos, al momento del descuento que se les realiza por tardanzas y suspensiones que les implementan los patrones inconsciente, por otro lado los empresarios que les afecta en la producción.

El actual presidente Ricardo Martinelli, en campaña prometió que al eliminar a los denominados “Diablos Rojos” ya no habría la necesidad de madrugar tanto y que toda la familia estaría junta y temprano en sus hogares, pues esto no ha sido la realidad, ni muchos menos la panacea.

Hoy, el pueblo está cansado de que este servicio que se les vendió mediáticamente, no cumple esas necesidades y ahora gritan despavoridos por el retorno de los Diablos Rojos.

Las autoridades no le han dado alternativas al pueblo, que en este caso podría ser otra empresa o varias empresas, para la prestación del servicio de transporte, como lo hay en diferentes países y no el monopolio que actualmente impera, ¿no será que los dueños de esta empresa tenga algo que ver con los gobernantes?

Si la situación del transporte continua tal como esta, esto podrá llevar a la población a perder la paciencia y ocasionar daños a los vehículos o trifulcas entre usuarios y conductores, este último que no tiene la culpa, ya que es un trabajador de la empresa. Dado a las circunstancias, el conductor recibe órdenes y está sujeto acatarlas, ya que al desobedecerlas pone en riesgo su sustento, cosa que el usuario no está comprendiendo.

Por la complejidad de la situación del transporte, la empresa que administra el servicio Mi Bus, no es solamente la culpable, la culpa recae también en el gobierno de Ricardo Martinelli, por querer realizar todas la obras de ordenamiento vial al mismo tiempo, ocasionando caos en las calles,  avenidas y corredores, tampoco no han hecho una política de estado para educar, concientizar y culturizar a la población, del cómo debe usar el servicio y la empresa debe de brindar una mayor atención al servicio con continuidad, calidad y seguridad.

Estos servicios de transporte moderno que se utilizan en las grandes ciudades para movilizar a miles de usuarios diarios, deben de tener suficientes vehículos para transportar a esta gran cantidad de personas que se trasladan de un lado a otro en diferentes horas, sino tendrán serias dificultades en la prestación del servicio.

Si no se tratan a tiempo  las deficiencias en el transporte colectivo en Panamá, entraremos en un desconcierto, que nos quedara en la historia.

Este servicio debe tener diferentes alternativas u opciones para los usuarios en las rutas que existen en la actualidad.

En la mayoría de los países, el servicio de transporte público tiene marcado paradas especificas para buses especiales rápidos, horarios fijos, continuidad en las paradas, rutas fijas y movibles, viendo las alternativas que ofrece la demanda de usuarios, las que en su mayoría están integradas por medio de una tarjeta de prepago de una ruta a otra, para reducir pagos a los usuarios, a la vez conectado en tal caso a un metro tren, si lo tuviera la ciudad, en la mayoría de los casos el transporte público es subsidiado y manejado por las municipalidades de la ciudad, una empresa privada o varias de ellas.

 

---
¿Estás preparado para la nueva normalidad? Somos expertos en Google Ads, Instagram Ads, Facebook Ads y Posicionamiento Web. Estrategias Integrales de Marketing Sindical para todos. ¡Consultanos hoy mismo! www.monagrillo.net

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.