Sobre la Deuda externa Panameña

En 1968, la deuda externa de Panamá merodeaba apenas B/300 millones de dólares. Cuando asesinan al General Torrijos, la deuda externa era de poco más de B/.3,000 millones de dólares. Cuando los gringos invaden Panamá en 1989, el primer informe del Contralor Chinchorro Carles, declara que la deuda externa e interna había alcanzado los B/.5,400 millones de dólares. En esos días, ese era el saldo de la deuda pública después de 86 años de República.

O sea, con los B/.5,000 millones de deuda externa, los militares en 21 años, hicieron el complejo hidroeléctrico más grande del país, que incluye, las centrales hidroeléctricas Bayano, Fortuna, La Estrella, Los Valles. Construyeron centenares de escuelas primarias, secundarias, institutos profesionales técnicos, sembraron extensiones universitarias por todo el país e incluso crearon la Universidad Tecnológica. Construyeron decenas de Centros de Salud en todo el país, varios hospitales, entre los que destacan el Complejo Hospitalario 16 de diciembre, hoy llamado Arnulfo Arias, construyeron el Aeropuerto de Tocumen, construyeron la Tumba Muerto y la Avenida 12 de Octubre, construyeron doble carriles a la Vía Transístmica, Avenida Domingo Díaz, Avenida José Agustín Arango, construyeron la Autopista Arraijan-Chorrera. Construyeron los complejos habitacionales populares de Santa Librada, Torrijos Carter, San Joaquín, Cerro Batea, Curundú, los Andes, Villa Lorena, Villa Gabriela, los Edificios Tuira y Chucunaque, Los Libertadores. Crearon los asentamientos campesinos, que fueron capaces de abastecer todo el país de arroz, no hubo necesidad de importarlo, al contrario se exportó arroz. Los militares construyeron el Estadio Rommel Fernández, el gimnasio RobertoDurán y la piscina Aileen Coparropa. Crearon empresas estatales que después terminaron en manos de los “rabiblancos” como el IRHE, INTEL, Cemento Bayano, Cítricos de Chiriquí, los Ingenios La Victoria en Santiago y Felipillo, el Puerto de Vacamonte. Salvaron de la “quiebra” empresas privadas mal administradas como Air Panamá, Hotel Panamá; y luego, volvieron a quedar en manos de los “rabiblancos”. Incontables obras fueron construídas por los militares revolucionarios, en todos los sectores de la vida nacional. De postre, le quitaron el Canal a los gringos, recuperando una “fábrica de dólares”, que hoy constituye el activo más valioso y útil del país.

La economía se expandió, aunque por la vía del endeudamiento; incontables obras distribuidas por todo el territorio nacional.

Endara encontró la deuda pública en B/.5,410.7 millones, y la dejó en B/.7,326 millones; el Toro la dejó en B/.7,694 millones; Mireya la dejó en B/.8,883.1 millones; Martín en B/10,802.millones, y el “loco” la dejó en B/.17,639.5 (sin incluir los proyectos llave en mano, que son incluídos en las cifras de Varela). Al cierre del 2015, Varela lleva la deuda pública en B/.21,312 millones de dólares; y espera entregar al próximo Presidente, la bicoca de B/.25,925 millones de dólares.

La deuda pública aumentó sólo B/.368 millones de dólares entre Endara y el Toro; este ejemplo no fue imitado por sus predecesores.

Entre Martin y Martinelli, la deuda aumentó B/.6,837 millones de dólares, más de lo que se gastaron los militares en 21 años de gobierno. En sólo dos años de gobierno, entre Martinelli y Varela, la diferencia es B/.3,672.5, poco más de lo que utilizó el General Torrijos para hacer todo lo que hizo en 12 años.

¿DÓNDE ESTAN LAS OBRAS DE VARELA, si ya se gastó, más de lo que usó el General Torrijos para construir todo lo que hizo en los 12 años de su gobierno?

Desde los militares hasta hoy, los gobiernos han incrementando la deuda pública y siguen políticas fiscales predominantemente expansivas. Para desgracia de todos, Martinelli y Varela, han profundizado dramáticamente el carácter expansivo de la política fiscal. Peor aún, “sazonan” el endeudamiento con “coimas y corrupción”.

¡El endeudamiento público debe parar! ¡No podemos seguir tolerando, Presidentes que gobiernen el país con “tarjetas de crédito” en la mano! ¡Es imperativo que la frugalidad toque las puertas del Palacio de Las Garzas!

lucy-martinelli varelapujando Balcanizaci-n

¿Aún sigues repartiendo volantes? ¡Contactanos! te sugerimos alternativas para mejorar tu presencia digital. www.monagrillo.net

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.