NOTA EDITORIAL N°15 “La Vacunas como un Bien Público y no como un Negocio”

NUESTRA NOTA EDITORIAL N°15

“La Vacunas como un Bien Público y no como un Negocio”

Atravesamos momentos difíciles exacerbados en los tiempos de pandemia, que son excepcionales que, en lugar de rivalidad y competencia, se requieren solidaridad, convergencia y de una justicia sanitaria.

Es la hora que el movimiento de trabajadores exijamos la suspensión temporal de los derechos de propiedad intelectual sobre las patentes de vacunas para la Covid por parte de las grandes empresas farmacéuticas, lo que permitiría que la producción de vacunas fuese más global, más barata y rápidas, de manera que se lograría la inmunidad global.

Ya esta situación ha tenido precedente en la historia, ocurrió con la penicilina en la segunda guerra mundial y con el caso de los retrovirales para el control del VIH/Sida; ya las empresas farmacéuticas multinacionales se ha embolsado miles de miles de millones de dólares.

A nivel mundial se está generando un movimiento fundamentalmente por países emergentes a nivel de la Organización de las Naciones Unidades (ONU) que solicitan reconocer a la vacuna y la salud en general como un bien público y no como un negocio, y en consecuencia unos cien países encabezados por Sudáfrica y la India han solicitado a la Organización Mundial del Comercio (OMC) la suspensión de los derechos de patente relacionados con las vacunas.

Las industrias farmacéuticas no quieren renunciar a los derechos de patentes de las vacunas, porque la consideran como el nuevo oro líquido, sucediendo al del siglo XX, el petróleo.

Nosotros los trabajadores sabemos que el mundo europeo y el norteamericano ha mostrado en esta pandemia su arrogancia con la que ha tratado a países de África, Asia y Latinoamérica durante los últimos cinco siglos.

La población mundial necesita once mil millones de dosis de vacunas para lograr inmunidad, sin embargo, se ha confirmado pedidos por unos 8 mil 600 millones de dosis, de ellos 6 mil millones ya están destinadas a los países ricos del norte rico global.

 Esto significa que países empobrecidos y arruinados que representan unos 80% de la población global solo tendría acceso a menos de la tercera parte de esas vacunas disponibles, lo que se traduce que las brechas de las desigualdades se amplían y se profundizan, por lo que el movimiento de los trabajadores tendría un gran reto de lucha por enfrentar globalmente.

La Central Nacional de Trabajadores de Panamá, es consciente que los países del tercer mundo como el nuestro se encuentran en medio de una feroz guerra geoestratégica vacunal cuyo dominio de propiedad intelectual de patentes van sangrando los escuálidos recursos de nuestros países, estas industrias farmacéuticas invierten grandes sumas de dinero a través de sus medios mediáticos corporativos para infundir miedo y terror a la población, con el objetivo que sigamos dependiendo    ellos, de su  negociado privado de las vacunas.

“A Preparar el Paro Nacional de 24 horas en Defensa de la CSS”

  Resistir, luchar y vencer.

 ¡Venceremos!,

 Panamá, 10 de abril de 2021

¿Aún sigues repartiendo volantes? ¡Contactanos! te sugerimos alternativas para mejorar tu presencia digital. www.monagrillo.net

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.