Fallece Mohamed Abdelaziz, Presidente de República Árabe Saharaui Democrática.

Nunca se supo con exactitud donde nació este guerrero árabe, curtido por el sol, el frío y rudo desierto, Mohamed Abdelaziz, muerto ayer a los 68 años, fue el hombre que llevó la lucha por la independencia saharaui de los campos de batalla a los pasillos de la ONU, donde aún sigue la pelea por la autodeterminación.

Dirigió la lucha aún en este marzo cuando visitó la sede de la ONU, quería dejar resuelto a su amado pueblo sahaurí la disputa con Marruecos y que su país fuese reconocido sin problemas en el concierto de naciones, se sabía enfermo de cáncer de pulmón, ya en etapa crítica, el histórico guerrillero y político dirigió el destino de su pueblo hasta el último aliento pese a que los continuos dolores lo obligaron a guardar cama y a ausentarse para ser tratado en hospitales europeos.

Numerosas incertidumbres y sombras roderon la vida del hasta hoy presidente de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) y líder del Frente Polisario. Hijo de una familia humilde, estudió medicina y se licenció en la Universidad Mohamad V de Rabat, donde entabló contacto con los círculos independentistas saharauis e inicio sus primeras acciones en favor de la autodeterminación. Según algunos amigos, a finales de la década del 60 del siglo pasado, ya formaba parte de la fundación del Movimiento Nacional de Liberación Saharaui liderado por Mohamed Sidi Brahim Basiri, el primer grupo que utilizó la lucha armada contra el colonialismo español.

Y en 1973 se unió al círculo de fundadores del Frente Popular de Liberación de Saguia El Hamra y Río de Oro, más conocido como Frente Polisario, una organización enraizada en el socialismo árabe que creía en la lucha armada como herramienta de libertad. Iniciada la llamada “Marcha Verde”, con la que el entonces rey de Marruecos Hasan II arrebató el Sahara Occidental a España, Abdelaziz destacó en el campo de batalla, tanto en el enfrentamiento con Mauritania como en la guerra con Marruecos.

Tras los “Acuerdos de Madrid”, una parte del territorio saharaui había quedado bajo domino de Nuakchot y otra bajo control de Marruecos, lo que llevó al Frente Polisario a proclamar la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) y a declarar la guerra a ambos países.

El 9 de junio de 1976 fue elegido Secretario General del Frente Polisario, cargo que mantuvo hasta su muerte y para el que fue reelegido este mismo año pese a que su avanzada enfermedad había reducido su actividad y apariciones públicas.

Hombre apegado al desierto, de carácter afable y familiar, aunque de maneras autoritarias, su leyenda de guerrero se gestó a partir de 1978, fecha en la que dirigió los combates en las regiones del sur, que obligaron a Mauritania a ceder territorio y firmar un alto el fuego.

Los éxitos en la arena lo llevaron a la presidencia de la RASD, a la que accedió en 1982 y desde la que se dedicó a abrir un frente de combate menos cruento e igualmente productivo: la lucha política dentro de las instituciones internacionales.

Negociador experimentado
Conseguido ese año el reconocimiento de la Unión Africana, Abdelaziz fue elegido en 1985 vicepresidente y cuatro años después logró que el entonces secretario general de la ONU, Javier Pérez de Cuellar, y el presidente de la OUA, Kenneth Kaunda, se implicaran personalmente en las negociaciones para un alto el fuego con Marruecos.

El cese provisional de las hostilidades se rubricó el 6 de setiembre de 1991, momento en el que se inició la que hasta ahora es la penúltima etapa de la larga lucha por la libertad del pueblo saharaui.

Abdelaliz,optó por la vía de las negociaciones en busca de la celebración de un referendo de autodeterminación. Quince años después, la comunidad internacional, con la ONU a la cabeza, se muestra proclive a ese consulta, a la que se opone con obstinación Marruecos.

Precisamente, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, fue uno de los últimos líderes mundiales en reunirse con Abdelaziz durante su visita a los campos de refugiados saharauis el pasado mes de marzo.

El diplomático surcoreano desató entonces la ira de Marruecos al utilizar la palabra “ocupación” para referirse al territorio que reclama el movimiento saharaui, hecho al que respondió Rabat con la retirada de parte de los miembros de la MINURSO, la fuerza de la ONU que vigila el alto el fuego.
Durante una visita oficial a Cuba en el 2014, cuando fue recibido por el General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Abdelaziz, resaltó la solidaridad de la Isla con la lucha por el derecho a la autodeterminación de su pueblo.

Asimismo, señaló que el respaldo cubano a su pueblo se ha extendido a diferentes ámbitos pese al bloqueo impuesto por Estados Unidos hace más de 50 años.

“En la actualidad más de mil profesionales saharauis se han formado en universidades e instituciones académicas nacionales”, dijo en aquella ocasión.

Además agradeció la labor de las brigadas médicas que con frecuencia viajan a los campamentos de refugiados en el norte de África para aliviar las necesidades de los saharauis.

Este fraternal encuentro permitió constatar las históricas relaciones de amistad que existen entre ambas partes, y el apoyo de Cuba a una solución justa y definitiva a la cuestión del Sahara Occidental, de tal forma que garantice la autodeterminación del pueblo saharaui.

Tomado de La nación España y del Granma de Cuba, 31 de mayo 2016

Mahamed-Abdelaziz 17573918_xl

---
Paginas web que comunican e informan al trabajador. Marketing Sindical. www.monagrillo.net

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.