Estos tiempos exigen un sindicato con liderazgo “Trabajadores de Cuba”

Por Gabino Manguela, María de las Nieves Galá y Evelio Tellería
A los hombres honestos las verdades les salen sin darles mucha vuelta. Y Dagoberto Prado, Héroe del Trabajo de la República de Cuba, contó la historia ante los participantes en la Primera Conferencia del Sindicato Nacional de Trabajadores del Comercio, la Gastronomía y los Servicios (SNTCGS) para que todos meditaran sobre ello. Tanto él como Dimas Martinto, también héroe, dirigieron durante años las brigadas macheteras Fernando Chenard Piña y Evelio Rodríguez Curbelo, las que sumaron en unas tres décadas de labor más de 200 millones de arrobas de caña.
Las brigadas, según expresó, estaban integradas por hombres pertenecientes al sector: eran barberos, dependientes, cantineros… Solo Dimas cortó cinco millones de arrobas con su machete. Por eso se preguntó: “¿Habrá sido más difícil cortar caña que dar un buen trato al pueblo en cualquier servicio?”.
Al intervenir Ulises Guilarte De Nacimiento, miembro del Buró Político y secretario general de la CTC, apuntó que existen dos temas que este sindicato tiene que terminar de resolver: uno es la calidad en el servicio que se ofrece a los clientes. “¿Por qué hay que maltratar al público?”, dijo y expuso algunos ejemplos.
“Lo otro que tenemos que erradicar es el robo, el desvío de recursos y los hechos de corrupción. Si nos fallan los organismos de control administrativo, no puede faltar el control popular de los trabajadores, pues son millonarias las pérdidas que tenemos en este sector”, aseveró.
Precisamente el informe central a la reunión, presentado por Pedro Simón, ratificado como secretario general del SNTCGS, abordó críticamente esos fenómenos.
El documento reconoce que en el sector predominan tipicidades delictivas como el robo con fuerza en bodegas, hurto, apropiación indebida y sustracciones de mercancías, todo ello facilitado por descontroles económicos y el actuar indolente de cuadros y funcionarios. Expone, además, que en la mayoría de estos hechos han estado involucrados trabajadores y agentes de seguridad y protección.
En la comisión número tres, en la cual se analizó, entre otros asuntos, el trabajo político ideológico y la batalla por la prevención y el enfrentamiento al delito, Gloria Gómez, representante sindical de la Empresa Almacenes Universales de Santiago de Cuba, reconoció que esta entidad está entre las que ha causado daños a la economía del país debido al delito e ilegalidades.
Dijo que han cambiado el consejo de dirección, los trabajadores han sido penalizados salarialmente, pero aún hay condiciones objetivas como la carencia de una cerca perimetral. “Sindicalmente tiene que existir mayor enfrentamiento a esas situaciones”, señaló.
No dejar brechas
Al dirigirse a los delegados e invitados en la sesión final, Salvador Valdés Mesa, miembro del Buró Político del Partido, expresó que en las intervenciones de los trabajadores no estatales y de los jóvenes observó un pensamiento integrador, lo que destacó por su importancia para la unidad que caracteriza al movimiento sindical.
Reconoció que si bien se ha avanzado en los últimos años en la sindicalización de los trabajadores no estatales, esta no es una tarea terminada. Comentó que quedan más de 20 mil trabajadores en el sector no estatal por sindicalizar. “No podemos dejar brechas en esa dirección”, agregó y enfatizó que existen condiciones para sindicalizarlos, en lo cual siempre hay que respetar el derecho de la voluntariedad.
La conferencia brindó especial atención al tema del trabajo por cuenta propia y las cooperativas no agropecuarias, toda vez que en los próximos cuatro años más del 70 % de los afiliados estarán vinculados a esas nuevas formas de gestión. Al respecto, la reunión asumió el compromiso de conjugar una labor sindical que responda a la inserción armónica en la economía de tan significativa fuerza laboral.
Durante el encuentro de los delegados con los directivos del Ministerio de Comercio Interior y otros organismos, el delegado Jorge Gutie Sánchez, secretario general del sindicato entre los cuentapropistas de 100 y Boyeros, en la capital, llamó a que se exija la firma del contrato de trabajo entre empleadores y empleados, pues en la actualidad se violan muchos de los derechos de esos trabajadores.
“No se aplica lo refrendado en el Código de Trabajo y hay ejemplos de mujeres sin un día de descanso a la semana y tampoco disfrutan de vacaciones, como está previsto”, dijo.
En las comisiones varios planteamientos acerca de las nuevas formas de gestión en el sector del comercio, la gastronomía y los servicios estuvieron dirigidos a la necesidad de una mayor capacitación y preparación en temas económicos y laborales como herramientas cotidianas que contribuyan a hacer efectiva la validez del sindicato en la organización, atención y representación de los trabajadores.
Comprometido con la Revolución
Ulises Guilarte De Nacimiento destacó en la clausura las tareas de alcance estratégico en el sector, entre ellas el reordenamiento del comercio mayorista y la restructuración del minorista, el aseguramiento a programas de alto impacto social, el referido a la venta liberada de materiales de la construcción y productos de higiene y aseo.
Subrayó como muy estimulante la profundidad y madurez de los debates, que se enfocaron en cuestiones que en el campo organizativo y de gestión no permiten sacar a flote las amplias reservas de eficiencia de que dispone el sector.
El secretario general de la CTC dijo que en lo inmediato el sindicato debe prestar atención priorizada al seguimiento de los planteamientos realizados en esta conferencia, en especial los referidos al mejoramiento de la atención integral al trabajador y las inconformidades con la aplicación de los sistemas de pago y el deterioro constructivo de no pocas unidades de la red minorista.
Reiteró que estos tiempos exigen un sindicato con liderazgo y apoyo mayoritario del universo de sus afiliados, “un sindicato clasista, unitario y comprometido con su revolución socialista”.
María Cristina y su verdad
“No soy de las que habla bonito. Yo no soy jefa ni directora, vengo de abajo, del trabajo diario, soy una bodeguera que vende arroz, alcohol, luz brillante, chícharo… ”. Así empezó su intervención María Cristina Díaz, delegada a la conferencia.
Detrás de su humildad emergió un corazón tremendo. Según dijo, el nombre de la zona donde vive es un poco atravesado. “Vivo en la Ruta de la muerte, allá en Villa Clara”.
Ahí, afirma, todo el mundo la conoce. Desde los 15 años comenzó a trabajar en Comercio. “Y para nadie es un secreto, que hoy por hoy, el tema del robo marchita todo el sector. Donde hay un líder no puede haber robo.
“A mí me duele cuando afirman que todos somos ladrones. Lloro que por un mal trabajo en un centro tengamos que pagar todos. Al comercio debemos impregnarle dignidad, pues hay muchos hombres y mujeres con virtudes.
“Tenemos que cuidar nuestra Revolución y si no somos buenos cederistas, tampoco seremos buenos sindicalistas. En mi barrio soy la misma mujer: la secretaria de la FMC, la compañera que atiende un núcleo zonal… en la tienda somos líderes, ahí todo se sabe. En la mía no puede haber corrupción porque ahí estoy yo”, enfatizó y concluyó con una exhortación: “Salir de aquí y decir: Con la comida del pueblo no se juega”.
Tomado del Periódico Trabajadores de Cuba 29 de mayo de 2016

---
Que la información llegue a tus bases. Email Marketing Sindical ¡Consultanos hoy mismo! www.monagrillo.net

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Es posible en el capitalismo que los sindicatos toquen esos temas de hurtos de corrupcion?
    Cierto q debemos proponernos tener sindicatos c liderazgos….hay organizaciones que ni se sienten que existen.

    • Gracias Silvia, el movimiento sindical ha crecido y toca también en nuestra sociedad los problemas de hurto y corrupción. Estos puntos atentan contra nuestra fuente de empleo. Ahora el movimiento sindical tiene que demostrar que creció.