Cuba entre realidades, medias verdades y mentiras (I)

“La mayoría de los cubanos apoyan a Castro… el único modo previsible de restarle apoyo interno es mediante el desencanto y la insatisfacción que surjan del malestar económico y las dificultades materiales…”, Washington, 6 de abril de 1960, Lester D. Mallory, subsecretario de Estado Adjunto para asuntos Interamericanos.

Por Benito Martínez / Especial para Bayano Digital

Verdades

La familia en Cuba vive hoy una asfixia material que abarca rubros básicos como la alimentación y los medicamentos, en medio de la tercera ola de contagios por la pandemia de Covid-19, la cual remontó a cifras nunca imaginadas por los cubanos. [1]Carrasco, D., & Carrasco, D. (2021, July 16). Cuba entre realidades, medias verdades y mentiras (I). Retrieved July 16, 2021, from Bayano digital website: … Continuar leyendo

A las carencias extremas presentes al inicio de la crisis sanitaria se unió el cierre del turismo, casi la única posibilidad de acceso a divisas externas y la vía de ingresos de múltiples trabajadores públicos y privados.

En medio de la dramática situación, dentro de otras 240 medidas, las remesas familiares fueron cortadas desde Estados Unidos, mientras que en el mercado local la especulación se apoderó de los suministros (muchos de ellos obtenidos en tiendas y almacenes de empresas estatales), que se comercializan a precios inalcanzables por la mayoría.

Una pequeña canasta alimentaria con precios regulados, que distribuye de forma igualitaria y controlada la red estatal de comercio, es la única opción segura para una buena parte de las capas más golpeadas por la crisis.

Los cercos sanitarios, en ocasiones prolongados, rompió la habitual movilidad entre los territorios nacionales, muchos de ellos relacionados con actividades económicas, y solo se permite el tráfico de suministros alimentarios u otros de primera necesidad.

La protección salarial a los empleados de las empresas públicas y las estructuras del Estado ofreció seguridad de ingresos a una importante masa de trabajadores, que vieron también incrementadas sus remuneraciones para cubrir al menos parte de la inflación.

Sobrevivencia es el calificativo apropiado para describir el escenario de la Isla, que apenas cinco años antes vivió el “veranillo de Barack Obama”, presidente estadounidense que, tras restablecer relaciones con Cuba (2015), alivió determinadas medidas de ahogo económico impuestas por administraciones anteriores y ello permitió que el país restañara ciertas carencias.

Algunas de esas “flexibilizaciones” fueron: remesas familiares sin restricciones de cantidades a través de Western Union, permitir los viajes de estadounidenses y cubanos residentes en Estados Unidos, autorizar a las líneas de cruceros a tocar puertos de la Isla, algunas licencias para actividades comerciales y ofrecer permisos a las aerolíneas de ese país para volar a Cuba, por citar las de mayor impacto económico.

El solo hecho del ambiente de distensión bilateral atrajo sobre la nación caribeña a múltiples empresas de otros países que, por sus relaciones comerciales con la potencia norteña, temen a represalias por el carácter extraterritorial del Bloqueo Comercial, Económico y Financiero de Estados Unidos a Cuba.

A lo interno, la estrategia económica dio un vuelco cuando en la reciente Constitución, aprobada en febrero de 2019 por el 86,85 por ciento del electorado, se definió la simultaneidad de dos sistemas: economía socialista planificada y economía de mercado.

La empresa estatal socialista estaba necesitada de un estremecimiento y adaptarse a los nuevos tiempos; en cambio, surgió un pujante sector privado, cooperativo y mixto que comenzó a abrirse paso entre múltiples trabas burocráticas, pero hacia el cual se trasladó una masa nada despreciable de los trabajadores públicos.

Nuevos cambios sin el resultado esperado

El tránsito hacia las nuevas proyecciones se movió con lentitud y se aceleraron en el último año con bruscos cambios en el ámbito financiero interno y las actividades empresariales, que aún no ofrecen los resultados esperados, principalmente en la producción de alimentos agropecuarios.

La devaluación oficial del Peso Cubano frente al dólar estadounidense a inicios de 2021 y la eliminación de múltiples subsidios, ya insostenibles por la frágil economía, trasladó a la población una carga financiera que no logra un balance, a pesar de incrementos salariales de hasta 350 por ciento y las jubilaciones y pensiones equiparadas al sueldo mínimo.

Como primera reacción a la medida financiera, la oferta privada de alimentos agropecuarios se abstuvo de concurrir a los mercados y desvió la mayoría de sus productos para un mercado negro con cotizaciones muy por encima de los niveles oficiales de inflación, sin que hasta el momento encuentre referentes para estabilizar la relación oferta-demanda.

Por su parte, el comercio estatal, ampliamente dependiente de las importaciones y la escasez de divisas, apenas logra mantener productos en la cartilla regulada, mientras no tiene cómo suplir la ausencia de los privados en las tarimas de los agromercados.

Recientemente, un diálogo gubernamental con los productores privados llevó a unas 60 medidas que favorecerían la producción, y el gobierno mantiene expectativas positivas de que ello pudiera despegar paulatinamente el suministro alimentario.

En medio de esta situación, en las últimas semanas se produjeron fallas en dos de las principales termoeléctricas que sostienen el Sistema Electroenergético Nacional y generaron apagones programados de entre cuatro y ocho horas en múltiples lugares de la geografía cubana.

Esa fue la gota que colmó la copa; o, mejor dicho, esa fue la excusa que puso fecha a las protestas.

Ante la crisis, el pueblo cubano cierra filas.

Buscando al culpable

En Cuba (y en el exterior) se debate cuánto de responsabilidad en la situación actual tienen los errores internos en la conducción de la economía y qué parte corresponde al bloqueo más largo de la historia de la Humanidad. Las posiciones tienen una base ideológica de apoyo o rechazo al sistema socialista o algunos de sus elementos.

Resulta muy difícil alcanzar un análisis objetivo en este sentido, porque cada variable matemática tiene múltiples lecturas, por lo que encontrar la fórmula que señale cuánto hay de culpas internas o externas en la crisis cubana necesariamente pasa por la especulación de las partes.

Una visión académica nada sospechosa de apoyo a Cuba, la ofreció recientemente el catedrático Arturo Lopez Levy, profesor en la Holy Names University, de California, a la cadena estadounidense de noticias CNN en Español, cuando definió que existe un “bloqueo o asedio” de EE.UU. a la isla caribeña y opinó:

“Las sanciones contra Cuba no son simplemente una restricción al comercio. El Gobierno de EE.UU. buscaba generar ‘hambre y desesperación’ en el pueblo para generar un cambio de gobierno, como señala el memorando de Lester Mallory”, enviado el 6 de abril de 1960 por el entonces subsecretario de Estado adjunto a su jefe Roy Rubottom, secretario de Estado adjunto para Asuntos Interamericanos.

Fragmentos del documento:

“La mayoría de los cubanos apoyan a Castro… el único modo previsible de restarle apoyo interno es mediante el desencanto y la insatisfacción que surjan del malestar económico y las dificultades materiales… hay que emplear rápidamente todos los medios posibles para debilitar la vida económica de Cuba… una línea de acción que, siendo lo más habilidosa y discreta posible, logre los mayores avances en la privación a Cuba de dinero y suministros, para reducirle sus recursos financieros y los salarios reales, provocar hambre, desesperación y el derrocamiento del Gobierno”.

Hasta aquí algunas VERDADES (ninguna pretende ser absoluta) de la situación en Cuba, en el próximo artículo analizaremos MEDIAS VERDADES y MENTIRAS sobre lo que ocurre en la Mayor de las Antillas, para que saque usted sus propias conclusiones.

Referencias

Referencias
1 Carrasco, D., & Carrasco, D. (2021, July 16). Cuba entre realidades, medias verdades y mentiras (I). Retrieved July 16, 2021, from Bayano digital website: https://bayanodigital.com/cuba-entre-realidades-medias-verdades-y-mentiras-i/
Reuniones virturales y video conferencias para sindicatos y centrales trabajadoras. ¡Contactanos! www.monagrillo.net

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.