Y tú, ¿quién eres?

quien eresTú, que ves desde la pasividad como nos quitan los derechos que muchos se dejaron la vida defendiendo.

Tú, que vives esclavo del trabajo para no llegar a fin de mes.

Tú, que no sabes si podrás acabar la carrera que empezaste con tantísima ilusión, esa que te abría esperanzadores caminos, que te dibujaba una sonrisa en la cara.

Tú, que sabes del sufrimiento de muchas familias despojadas de sus recuerdos, arrancadas a la fuerza de sus casas por los bancos cuya deuda te están obligando a pagar.

Tú, que has vivido el despido injusto de tus amigos, que has tenido que consolarles mientras se preguntaban, con el corazón en un puño, cuánto les durarían los pocos ahorros conseguidos tras años de esfuerzo.

Tú, que piensas cada noche, entre lágrimas, en tener que dejarlo todo atrás porque aquí ya no tienes futuro.

Tú, que has visto gente inocente empapada en sangre, víctima de la represión del Estado, por protestar por sus derechos, por tus derechos.

Tú, que tratas de silenciar tu conciencia ignorando esas imágenes que te llegan de jóvenes y ancianos a los que han dejado sin nada, a los que no les queda otro remedio que buscar en la basura cualquier cosa que comer.

Tú, que firmaste una hipoteca que no sabes si podrás seguir pagando, que tiemblas al abrir cada factura, que mides cada euro que gastas como si fuese el último.

Tú, que sientes cómo se te parte el alma cuando convierten en lujo, sin preguntarte, todo lo que alguna vez creíste derecho.

Tú, que sabes, en el fondo, aunque se empeñen en decirte lo contrario, que no eres culpable de llevar meses sin trabajo, que no es culpa tuya que tus hijos tengan que quedarse sin regalos de Navidad un año más.

Tú, que trabajas horas extra sin cobrar para enriquecer los bolsillos de una empresa que amenaza con despedirte si no cumples con sus injustas condiciones, que ya has tenido que decir adiós a muchos compañeros.

Tú, que tienes que elegir cuidadosamente entre comida o medicamentos, que gritas de rabia y lloras de impotencia al ver que te privan de tu derecho a curarte, sólo porque no puedes pagarlo.

Tú, que dices con orgullo que la lucha no va contigo sin ser consciente de cuántos de los que hoy se ven sin techo y sin comida dijeron, alguna vez, esa frase antes que tú.

Tú, que sabes que si no protestas, si no actúas, condenas a tus hijos, a tus nietos, a un sino de miserias inciertas.

Tú, que usas el miedo de hoy como excusa para delegar en otros la lucha por el mañana, tú lucha, la de todos.

Tú, Torijista de Siempre que deseas que esto cambie, que haya bienestar y justicia para la mayoría de los panameños y no solamente para una élite social,

¿Qué motivos tienes para no apoyar una Constituyente Originaria y Soberana?

 

Nota: las tres últimas líneas es una adaptación hecha por MOBAT

Disponible en: http://desdelaparcialidad.wordpress.com/2012/11/08/y-tu-quien-eres/

---
Somos la solución al marketing digital para sindicatos ¡Consultanos hoy mismo! www.monagrillo.net

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.