Y CONATO lo hizo

El Consejo Nacional de Trabajadores Organizados (CONATO), que tiene entre sus miembros a Convergencia Sindical, Federación Auténtica de Trabajadores, Central Nacional de Trabajadores de Panamá, Casa Sindical, Federación Nacional de Servidores Públicos, Confederación de Trabajadores de la Republica de Panamá, Confederación Unión General de Trabajadores, Central General de Trabajadores de Panamá y la Federación Sindical de Trabajadores de la República de Panamá, presentó en la AN, el 22/9 pasado,  un Anteproyecto de pliego de modificaciones a la Ley 51 de 2005 sobre la CSS con la compañía de otras organizaciones del sector popular.
Esa acción cerró una fase de actualización  y sensibilización en torno a la complejidad de la seguridad social cuya tarea empezó al mes siguiente (enero-2006) de aprobada la reforma de 2005, y de preparación de alternativas para la sostenibilidad de la Caja en función de las evaluaciones obtenidas.
No fue (ni podia serlo) una tarea en solitario porque se analizaron otros diagnósticos y sugerencias. Se conformaron grupos de alianza y hubo un dilatado proceso de consultas e intercambios de ideas con empleadores, sectores sindicales, instituciones públicas, organizaciones afines y hasta con el Presidente de la República.
La construcción del anteproyecto fue consecuente con la decisión asumida por el Consejo Nacional de Delegados, el 26/6/2021 quien, por su estatus de máximo organismo deliberativo, oficializó la salida definitiva de CONATO del diálogo por la CSS en el Parlatino, y señaló pautas a seguir en el futuro inmediato.
Y de las palabras se fue a los hechos.
No puede decirse que el Anteproyecto es perfecto. Y a nadie se le ocurriría pretenderlo. Sin embargo, la propuesta resume iniciativas alcanzables y para nada utópicas aunque no se resta el inmenso poder que tienen las ilusiones. La verdad es que la magnitud del desastre actual de la CSS aconseja osadía, imaginación y firmeza, si se aspira a estar a la altura de una situación incuestionable.
Mencionense algunos aspectos neurálgicos que aborda el Anteproyecto.
Regresar al sistema solidario para el IVM ocupa el gran porcentaje de las preocupaciones sindicales, y hay razones sobradas para eso. Mantener la distorsión creada con el subsistema mixto de ahorro voluntario, como se hizo con la Ley 51, significaría el entierro de la seguridad publica, universal y solidaria. Y el sector popular quiere evitar semejante descalabro. Téngase en cuenta que no es lo mismo decir que el IVM está en crisis a sostener, como se ha demostrado, que las reformas en el IVM fueron premeditamente proyectadas para que el régimen de pensiones termine como negocio en manos privadas.
Pese a lo dicho no deben ni pueden desatenderse otros aspectos que tienen relación esencial con el IVM en el contexto institucional de la Caja.
El documento de CONATO contempla, en razón de ello, mecanismos para asegurar la autonomía de la CSS descartando toda intervención del Ejecutivo en la integración de las principales autoridades: Junta Directiva y Dir. y SubDirector.
CONATO  pretende, además, rescatar la condición de ente superior de la J.D. frente a la dirección ejecutiva y se sugieren medidas para reforzar la capacidad de la Caja en la gestión para la protección y recuperacion de su patrimonio.
Se contempla el tema sensitivo relacionado con diversificar la fuente de recursos económicos para la estabilidad financiera de la Caja y el cómo facilitar y asegurar su acopio.
Lo anterior tiene en cuenta, como tenía que ser, el contexto de una inédita situación traída con la impronta del Covid-19.
Resumidas así las grandes áreas sensitivas sobre la CSS según el Anteproyecto, se abren puertas para otras propuestas con el presagio descontado que la lucha promete ser extensa, intensa y densa en todos los terrenos.
Los pasos que siguen son tan cruciales como los protagonizados antes porque se exigirá vigilia, militancia y presión constante, sin balbuceos de ninguna especie.
Las reacciones en contra de la iniciativa sindical que se esperan serán, sin duda, para desmeritar y distorsionar el documento blindando sus argumentos con el eco potente de una publicidad que estará alineada y orientada a minarle el campo de apoyo al Anteproyecto, sin que vayan a dejarse de lado el sazón para atizar la división y confusión entre los grupos que respaldan o les interesa la orientación del Anteproyecto.
Los retos que plantea el Anteproyecto de Ley aconsejan la unidad de las fuerzas populares y sindicales como condición “sine qua non” para materializar las aspiraciones que, en uno u otro sentido, expresa y refleja la iniciativa legislativa de CONATO.
Sin esa premisa sería casi imposible una solución para la Caja desde la perspectiva de los trabajadores/as.

---
Que la información llegue a tus bases. Email Marketing Sindical ¡Consultanos hoy mismo! www.monagrillo.net

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.