VI Congreso de la CGTB: Carta a los trabajadores y a la Nación

Fue realizado el viernes (04), en São Paulo, el VI Congreso de la CGTB que eligió como presidente de la entidad al metalúrgico Ubiraci Dantas de Oliveira (Bira) y reeligió a Maria Pimentel para la Secretaría de Relaciones Internacionales. El Congreso tuvo que ser nuevamente convocado, en cumplimiento del Despacho del Exc. Sr. Juez del 33º Tribunal Civil de São Paulo, Dr. Luís Mário Galbetti, proferido el día 20/10/2011, para solucionar el litigio que se cernía sobre nuestra Central y sobre el cual buscamos mantenerlos informados. Desconociendo la decisión judicial, el Sr. Antonio Neto y algunos aliados suyos no comparecieron al evento. Bira anunció que 825 delegados de 15 estados del Brasil participaron del combativo Congreso. Les enviamos a continuación el Documento aprobado por unanimidad.

Nuestra lucha es para defender y profundizar las conquistas alcanzadas en el gobierno Lula. Hoy, el Brasil es más Brasil. Elegimos a la compañera Dilma, primera mujer presidente de la República con 55.752.529 votos.
Mientras los Estados Unidos, Europa y el Japón se hunden en la crisis, el Brasil creció 7,5% en 2010. Incorporamos 16 millones de brasileños al mercado de trabajo, sacamos a 30 millones de la miseria y el salario mínimo tuvo más de 50% de aumento real.
Para combatir la crisis, el Brasil priorizó la expansión del mercado interno, la inversión pública para apalancar la producción y el combate a la miseria.
Descubrimos el pré-sal, una riqueza que nos colocará entre los mayores productores de petróleo del mundo. Inicíamos proyectos estratégicos, como la reactivación de la Telebrás para promover la universalización de la Banda Ancha, la nacionalización de equipamientos para la Petrobrás y la expansión de la industria nuclear.
El neoliberalismo, promovido por los monopolios, durante 20 años concentró riquezas, acaparó mega-lucros, promovió el desempleo, el hambre y la miseria, asaltó el patrimonio público con las privatizaciones, sacó derechos históricos, provocó guerra e invadió países – como Irak, Afganistán y Libia – para asaltar sus riquezas, especialmente el petróleo.
Aplastaron la capacidad de consumo de los pueblos y, para sustentar sus lucros, desencadenaron la especulación desenfrenada. No podía acabar en otra cosa: la especulación provocó la crisis que hunde a las economías de los países centrales. La crisis es del neoliberalismo, de los monopolios y del sistema financiero viciado.
Ahora, quieren tapar el desfalco en que se metieron con dinero público, con más aprieto, con fin de los derechos y con la rapiña de los países en desarrollo.
El sector económico del gobierno parece hacer el juego de esa gente. El crecimiento económico del Brasil este ano va a caer drásticamente. Apretaron al funcionalismo público. Cortaron gastos e inversiones del gobierno. Quieren privatizar los aeropuertos. Volvieron a repetir  que salario causa inflación.
La escalada de los intereses es un golpe contra nuestro crecimiento. Interés de 11,5% significa destruir nuestras defensas frente a los predadores internacionales. Tenemos la mayor tasa de intereses del mundo. Solamente de enero a septiembre de este año ya fueron torrados con intereses R$ 177,474 mil millones. Con amortizaciones de la deuda pública fueron torrados R$ 303,645 mil millones más. En total fueron repasados a los bancos R$ 481,119 mil millones. Más de diez veces el presupuesto de la Educación. Los intereses estratosféricos sirven como un imán a la avalancha de dólares emitida por los Estados Unidos, sobre-valorizando artificialmente el cambio. Con eso, los productos brasileños se quedan más caros y los importados más baratos. Los intereses altos sofocan nuestra producción.
La invasión de dólares está profundizando la desnacionalización de nuestra economía. Las empresas extranjeras remitieron US$ 50 mil millones de remesas de lucros sólo el año pasado. Son meras montadoras de piezas extranjeras.
Como dijo la presidenta Dilma es preciso erguir una muralla contra la crisis internacional.

Es la hora de impedir el retroceso. Es la hora de avanzar. La crisis de los monopolios puede ser una ventana para nuestro desarrollo nacional o un tsunami arrasador de nuestra economía.
Es la hora de fortalecer la empresa nacional y el mercado interno.
Por eso, es la hora de ocupar las plazas públicas del país, de ampliar las movilizaciones en nuestras campañas salariales por aumento real, impedir la privatización de los aeropuertos, garantizar el aumento real para

routing code

los jubilados. Acabar con el índice que rebaja dos beneficios de la previdencia.
Es la hora de unificar el país contra los intereses absurdos, de exigir la ampliación del Consejo Monetario Nacional, con participación de trabajadores y empresarios, y que el Consejo sea el responsable por la definición de los intereses.
Es la hora de ampliar nuestras movilizaciones en el Banco Central y de preparar una paralización unitaria el día de la reunión del Copom, como fue propuesta en la última manifestación junto con la Federación de la Industria del Estado de São Paulo (Fiesp) contra los intereses.
Como dijo Tiradentes, si todos quisiéramos, podremos hacer de este país una gran Nación. Vamos a hacerlo!.
São Paulo, 4 de noviembre de 2011

---
Que la información llegue a tus bases. Email Marketing Sindical ¡Consultanos hoy mismo! www.monagrillo.net

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.