Ser Paciente,es una Condición que Nadie Desea

pacienteCuando observamos que un BARCO en tránsito por el Canal de Panamá tiene más derecho en este país, que un ser humano a la vida, en relación a los “derechos permanentes a los servicios de salud público” que deben garantizarle el estado nacional, no nos queda más que reflexionar sobre los principios éticos y morales que mueven a la clase política de Panamá.

La mayoría de los políticos y gerentes de la cosa pública, aceptan como bueno el hecho de privilegiar las soluciones a los distintos conflictos laborales y comerciales, que se puedan producir en la vía internacional acuática, con herramientas de mediaciones oportunas, sin afectar los intereses económicos mundiales y empresas nacionales, sin impedir su funcionamiento normal; pero para conservar la vida, calidad de esta en los ciudadanos de mi patrias, aún no hemos podido establecer los mecanismo legales necesarios para evitar 26 días de HUELGA de los servicios de salud, con una insensibilidad y desprecio por la vida humana, que rompe los records establecidos.

Esta no es ni será la última HUELGA de algún gremio administrativo o de los funcionarios de la salud, que por su derecho a manifestar sus reclamaciones laborales, gremiales o de cualquier índole, no afecten directamente al sujeto y objeto de la salud, los PACIENTES, sin que los distintos gobiernos de turno evidencien su incapacidad legal de impedirlo, para evitar oportunamente la afectación sanitaria a sus ciudadanos, que les dieron su voto de confianza para administraran el estado, para beneficio de las mayorías nacionales.

Creo que estamos en los tiempos de hacer los ajustes indispensables a favor de los PACIENTES, no de los gobiernos de turno o de los funcionarios de la salud, sino en la calidad de servicios de salud que reclaman los pacientes los cuales van  más allá de la ley 69 o de una nueva ley sobre este mismo tema.

Cuánto tiempo más seguiremos desprotegidos los pacientes, al volver a vivir en un corto plazo al mismo escenario de suspensión de los servicios de salud, ya que la realidad es que la demanda de estos servicios de salud, en calidad oportuna son insostenibles, si mantenemos el mismo modelo de atención a los panameños, como primera estrategia sanitaria para mantenerlos enfermo, ese modelo pato céntrico que ha demostrado a nivel mundial ser insostenible, en vez de adoptar de una vez y por todas un MODELO PREVENTIVO.

Es fundamental comprender por aquellos panameños privilegiados con el DON de la curación, que decidieron estudiar esta disciplina humanista, sobre lo científica de la evidencia, que como dice el viejo refrán: siempre es “mejor prevenir que curar”.

No solamente se trata de hacer  recetas, buenos diagnósticos, operar con éxitos: hay que ir más allá, participando de manera real en la vida de sus pacientes. Interactuando con el ser humano. No solamente sobre su padecimiento, sino, sobre sobre su persona, no solo como un cliente o un paciente enfermo, porque es seguro que algún día llegaran ustedes también a ser un paciente y demandaran esta misma actitud de los colegas que lo traten.

Bien lo expuso en la XXI, Congreso de la Asociación Médica Nacional el 14 de agosto de 1981, el Dr. Antonio Gonzáles –Revilla “ La Razón que me ha alentado a escoger este controvertible tópico es la de estar palpando con profunda certinidad la evidente DESHUMANIZACION del arte hipocrático que transcurre de manera paralela inexorable con la menguante declinación  humanística de otras profesiones al emerger la supremacía de la ciencia, como característica innegable de la superlativa transformación tecnológica de nuestro mundo contemporáneo, transformación que como bien lo ha dicho Fromn, ha logrado hacer maquinas que actúan como hombres y producir hombres que actúan como máquinas”.

En la práctica de la medicina, nos dice el Dr. Gonzáles-Revilla, el médico General con gran trasfondo HUMANÍSTICO, ocupo un sitial de preferencia al ser conocido como el, BUEN MEDICO DE FAMILIA, al reconocérsele su eficiencia y humanidad derivada de su constante incursión en los diversos aspectos básicos del arte de la ciencia hipocrática y en su vasta comprensión del HOMBRE, como una realidad física y espiritual. Han surgidos portentosos centros hospitalarios maravillosamente dotados, pero IMPERSONALES en su operación y administración como onerosamente en los servicios que dispensan; la calidad de los servicios de salud que necesitamos, es algo más que un acuerdo entre las partes, que no deciden resolver los temas de fondo en la salud humana.

Por. David A. Ocalagán B.

---
Que la información llegue a tus bases. Email Marketing Sindical ¡Consultanos hoy mismo! www.monagrillo.net

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.