Relatoria de la Mesa 1 del ESNA

¨La crisis actual del sistema capitalista y los retos para el movimiento sindical en el continente.¨

La mesa se integró con 85 compañeros y compañeras de 13 países, de 2 organizaciones regionales (Plataforma 20140502_132855Sindical Común Centroamericana y la UIS Metal) y 36 participaciones, con los cuales hemos consensuado la presente relataría.

La crisis del capitalismo es integral y debe haber una acción organizada de la clase trabajadora para defenderlo de sus nefastas consecuencias y construir la alternativas que la conduzcan hacia una nueva sociedad, el socialismo.

El capitalismo actual ha  deshumanizado y alterado la vida en el planeta, ha provocado una mayor desigualdad,  una profunda precarización y de pérdida de derechos de los trabajadores y los pueblos, las migraciones, la explotación y despojo de  los recursos naturales, que ha llevado al planeta a una alteración sustantiva que se expresa en el cambio climático y en otras consecuencias que ponen en peligro de la vida del planeta.

Es necesario la unidad de la clase trabajadora y de sus organizaciones, forjando alianzas con otros sectores sociales (pueblos indígenas, trabajadores por cuenta propia, campesinos, entre otros) para construir un frente de  lucha más sólido. Es necesario superar la fragmentación de la clase trabajadora y su movimiento sindical en la región y hacer crecer la afiliación para darle fuerza incidente y transformadora a la clase trabajadora.

La unidad comienza en lo nacional y ramal y sigue en lo internacional. La unidad debe ser de abajo hacia arriba. Un movimiento sindical más participativo, que integre con fuerza los derechos y protagonismos de mujeres y jóvenes. Un sindicalismo activo en la lucha político-ideológica y mediática, con el uso beligerante de todos los medios de comunicación y redes sociales para enfrentar las exigencias de la lucha.

Respaldamos un sindicalismo no sólo reivindicativo, sino sociopolítico, que debe tener como meta la transformación de la sociedad en beneficio de los trabajadores y de todo el pueblo. La educación y la salud para el pueblo, contra su privatización y mercantilización. Fortalecer el papel del estado en el desarrollo económico social, con políticas que generen empleos e inclusión social, sobre todo para los jóvenes. Rechazamos la criminalización y limitación de la lucha social y exigimos el pleno ejercicio de los derechos sociales, políticos y sindicales.

Los trabajadores de América Latina y el Caribe deben unirse con más fuerza, al mismo  tiempo trabajar de la mano con la clase trabajadora de América del Norte y Europa, con la que tenemos intereses comunes,  para hacer avanzar los ideales de justicia de los trabajadores.  En ella el papel del ESNA para intensificar la lucha y articularla es fundamental. Debemos lograr la unidad e integración de América Latina y el Caribe con el protagonismo de los trabajadores.

Es necesario seguir organizando a los trabajadores en Estados Unidos, en especial a los hispanos, victimas de la explotación y del racismo.

Es necesario dar pasos para la organización, unidad y acción en el enfrentamiento a las transnacionales en América y en el mundo, que explotan nuestros recursos naturales (las minas, el gas, el petróleo, el agua y otros)  y a los trabajadores le pagan salarios de hambre. Es necesaria la alianza entre trabajadores y consumidores de todo el mundo para enfrentarlas.

Es imprescindible crear una mayor conciencia clasista, en la que el conocimiento sobre el capitalismo y sus consecuencias resulta fundamental para la movilización en defensa y recuperación de los derechos y en la búsqueda de las transformaciones progresistas y revolucionarias. La formación político-ideológica sindical resulta fundamental para la creación de dicha conciencia social.

En el caso de América Latina y el Caribe resulta fundamental la defensa de los procesos progresistas y revolucionarios en marcha, y enfrentar la estrategia imperialista, de “golpes suaves”, priorizando la  defensa de la revolución bolivariana en Venezuela, que por su ejemplo y el aporte a la integración de América Latina y el Caribe pretende ser derrotada. Debemos movilizarnos beligerantemente en defensa de la revolución bolivariana  en la región y en el mundo.

Respaldamos el proceso de paz en Colombia, cuya solución definitiva debe implicar la superación de las causas que generaron el conflicto hace más de 50 años.

Nos solidarizamos con todos los trabajadores del mundo víctimas de la brutal crisis capitalista actual, en especial en la resistencia heroica en América y Europa. Los instamos a unirnos con más compromiso en defensa de los derechos de los trabajadores y de todos los pueblos del mundo.

Nos solidarizamos con la revolución cubana,  rechazamos el criminal bloqueo y exigimos el regreso de los patriotas cubanos injustamente encarcelados en Estados Unidos.

 

¿Aún sigues repartiendo volantes? ¡Contactanos! te sugerimos alternativas para mejorar tu presencia digital. www.monagrillo.net

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.