Ir a…

CNTP al Día on YouTubeRSS Feed

  Temas de Hoy:

#wftu | fenasep | fsm | Venezuela | # | #USA | conato | CNTP | ##corrupción | panama

¿Por qué me encarcelaron? por Ramón Fonseca Mora


No es agradable estar preso por casi tres meses. Es cierto que no fue en La Joya, pero el perder la libertad y estar en una celda cuya puerta estaba vigilada 24 horas por un policía, y mirar por mi ventana y ver abajo a otro, no es asunto de risas. He guardado silencio desde mi captura, de la de mi socio y ocho miembros más de mi firma, incluyendo, aunque no lo crean, los directores de los departamentos de Cómputo, Recursos Humanos, Contabilidad, entre otros. Gente decente y buena. Lo hice esperando que la verdadera Justicia encuentre su cauce después de dos años y medio de estar investigados por un hackeo de toda nuestra documentación. ¡No ha sucedido! Por ello escribo esto. Para que entren profundo en el conocimiento del ‘delito’ que el MP alega que cometimos, y por el que nos apresaron.

Sé que todo preso dice que es inocente. En algunos casos es cierto, pero en otros no. Hay hoy muchas personas encerradas que son inocentes. Esto se debe al sistema viejo —en el cual lamentablemente estamos siendo indagados— en el que los fiscales tenían la potestad de decretar la detención. Eran jueces y parte. El nuevo Sistema Penal le da este poder solo a jueces de Garantía, quienes son los que analizan lo que les presentan los fiscales y deciden si hay méritos o no para una detención, la más severa de las medidas preventivas. Verán ustedes que con este sistema ya no se enviarán a tantas personas a detención y que se utilizarán otros métodos, como casa por cárcel, por ejemplo. Añado que en la mayoría de los casos no se puede culpar a los fiscales de tomar esta medida extrema. Están entrenados para ser lobos cazando y van a hacer lo que sea posible para que los culpables paguen. Eso es importante y necesario para mantener el orden y paz pública.

Paso entonces a describir nuestro caso. Ustedes juzguen.

Mi firma se especializaba en la venta de sociedades, casi 300 mil en 40 años vendidas a intermediarios como bancos, abogados, fiduciarias, contables; igual a lo que hacen otros bufetes en Panamá. Estas eran revendidas por estas instituciones a terceros. En muy pocos casos, caían en manos de personas que las usaban para asuntos ilegales. Nosotros teníamos a nuestros clientes, y la Ley no nos obligaba a saber a manos de quién iban a dar esas sociedades. Recientemente esto cambió. Pero en el caso de Lava Jato que nos llevó a la cárcel ni siquiera la beneficiaria final fue señalada como culpable en su país. ¡Se trató de un craso error!

Explico. Un fiscal en Brasil, investigando un edificio de apartamentos en donde sospechaba que Lula tenía uno, encontró una sociedad de Nevada, EUA, formada y vendida por nosotros, como dueña de una de las propiedades. Enseguida sospechó que era de Lula, por razones que podría explicar si tuviera más espacio. Esa sociedad se la vendimos a nuestra representante y cliente en Brasil, dueña total de la sociedad que nos representaba. Ella se la vendió a un abogado y el abogado a la pobre señora. ¡Pasó por cinco manos!, si contamos su formación por nuestra gerente en Nevada. El fiscal allanó las oficinas en Brasil, y metió presos a parte de su personal, al abogado comprador y a la señora. Se metió en los archivos de la oficina de nuestra exrepresentante, indagó al abogado y a la señora, y a los pocos días soltó a todo el mundo. No se ha sabido nada más hasta la fecha. Es decir, comprendió que se equivocó. Pero, aquí en Panamá, el diario que participó en nuestro hackeo y en el ataque internacional a Panamá y su negocio de servicios se ensañó en contra de nosotros con primeras planas y mal periodismo investigativo.

Me imagino que el MP en Panamá se recordó de estas publicaciones falsas y usó ese caso para imputarnos y encarcelarnos cuando la palabra Odebrecht comenzó a ser escuchada. Quizás necesitaban un chivo expiatorio para distraer la atención. No sabemos la razón, pero legal no tenían ninguna. Hasta la fecha, ninguna otra firma de abogados de las que sí formaron compañías y abrieron cuentas para Odebrecht ha sido indagada. Supongo que porque lo hicieron de buena fe y siguiendo las leyes y códigos de ética que nos rigen, igual a como siempre lo hacíamos nosotros en todo. Pero, ¿por qué solo a mi antigua firma y por un caso tan ridículo? Espero que por desconocimiento del Derecho Societario.

¡Pero sigue la persecución! Hace unos días nos llegó una solicitud de información para 50+ sociedades. Ya la oficina cerró y quedaron cesantes en un Panamá con pocas oportunidades laborales, —en una industria atacada y sin ser defendida— más de 400 colaboradores. No tenemos manos ni acceso a la información para contestar. Pareciera que están escarbando donde sea, tratando de pescar algo, para declararnos culpables de cualquier cosa. Podría ser que quieren a los ojos de la opinión pública justificar su acoso a nosotros. O siguen creyendo que somos criminales de cuello y corbata. Pero después de ellos haber estudiado todo lo hackeado , no lo creo. Además, ellos tienen nuestra base de datos y archivos físicos en custodia. ¿Por qué no buscan allí?

Vamos ya para el tercer año de investigación y tortura, con familias e hijos traumatizados por detenciones preventivas y allanamientos. Es hora de que el MP envíe a juicio nuestro caso, o comprenda que, aunque hubo un ataque coordinado de medios de todo el mundo, incluyendo locales, eso no significa que hay delitos y nos deje tranquilos, tal y como nos han dejado fiscales del mundo entero que han estudiado a fondo nuestros documentos. Se lo pedimos respetuosamente. Necesitamos ya Paz. ¡Gracias!

ABOGADO Y ESCRITOR.

Etiquetas: , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Central Nacional de Trabajadores de Panamá