NOTA EDITORIAL N°41 “Abortado el ideal por una salud altamente humana y solidaria”

Consideramos que es nuestro deber como organización de trabajadores hacer que se cumpla con lo establecido en la Constitución Política de la República de Panamá en materia de salud, seguridad y asistencia sociales.

La máxima excerta legal dice que es función del estado panameño velar por la salud de la población panameña, donde se le debe garantizar el derecho a la promoción, protección, conservación, restitución y rehabilitación de la salud y la obligación de conservarla, entendida ésta como el completo bienestar físico, mental y social, y para tales efectos nuestra Constitución mandata que los sectores gubernamentales de salud, incluyendo sus instituciones autónomas y semiautónomas , intégrense orgánica y funcionalmente.

Este fundamentación jurídica y legal data desde 1972, han transcurrido 48 años y aún no contamos con un sistema único integrado en materia de salud pública.

Nosotros los trabajadores somos solidarios, prueba de ello tenemos a los beneficiarios, sin embargo, las normas y leyes creadas sesga esa solidaridad, además, con los neoconservadores y neoliberales que sustentan de que cada uno debe sufragar su atención en salud.

El proyecto de Ley 311 en cuestión, en su esencia a lo sumo no es tan descabellado, más bien lo que ha generado es duda y desconfianza en un renglón que es la compensación de costo, precisamente por las malas prácticas de gobiernos, políticos y empresarios que cuando llegan a gobernar el Estado e Instituciones no pagan las deudas y costos a la CSS y viceversa, violando así la Constitución, Leyes y Convenios pactados.

Desde antes y ahora con esta pandemia muchos compatriotas han muerto porque a los mejor desde un lugar donde se encontraba ya sea urbano, semi urbano o rural solo pudo llegar a un puesto o centro de salud, más no pudo ser atendido en una instalación de la CSS porque no era asegurado, a sabiendas que esta institución cuenta con los mejores equipos de salud, sin menospreciar a las del Minsa, pero todo sabemos que esos hospitales se encuentran en los centros de las ciudades.

Nuestro país necesita de una profunda reforma del régimen de salud, el código sanitario hay que actualizarlo con las nuevas competencias y necesidades de la población a la luz de las innovaciones científicas y tecnológicas.

Los sectores populares y en particular de los trabajadores organizados debemos darnos la oportunidad de poder debatir y analizar las cuestiones profundas nacionales como la salud, y que hoy sufre de una crisis irreversible.

Es muy fácil de que cada uno jale por su lado para saber quién  es más beligerante y vanguardia en determinado tema, y que difícil es convocarnos todos en unidad para sacar en consenso las directrices necesarias y oportunas que espera el pueblo panameño de nuestras organizaciones.

Este tema de la inclusión pública social, la solidaridad intergeneracional, la optimización, la eficiencia y la eficacia de los recursos en el sistema de salud pública, fue abortado el ideal por una salud altamente humana y solidaria, por alguien tomándonos por sorpresa a todos, aprovechándose de la inmovilidad de las organizaciones populares, para asestar la estocada mortal de las aves voraces de rapiña a la salud pública nacional y en particular a la de la Caja de Seguro Social.

La Central Nacional de Trabajadores de Panamá, no se va a apartar del calor y clamor de continuar trabajando en y por la unidad de los sectores populares y sociales, igualmente, estaremos solicitando al presidente Cortizo que vete el proyecto de Ley 311, y como tema de fondo, se debe estructurar y consensuar en un diálogo nacional que debe ser  participativo e incluyente con todos los sectores sociales productivos, que en su respuesta al Conato se comprometió con el mismo.

 Allí estaremos protestando y reclamando, con la convicción de que existe un tema de salud mucho más profundo y que va más allá, lo cual es hacer de un Panamá inclusivo, solidario con instituciones públicas fuertes impenetrable a la corrupción misma que debe ser castigada ejemplarmente.

Resistir, luchar y vencer.

¡Venceremos!, Panamá, 24 de octubre de 2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.