La democracia debajo del árbol

LA DEMOCRACIA DEBAJO DEL ÁRBOL

Por Olmedo Beluche

El ataque del gobierno oligárquico de Ricardo Martinelli contra los pueblos originarios de Panamá no cesa, sino que cambia de frente. Obligado por la movilización popular a prometer la derogación del Código Minero (Ley 8 de 2011), ahora pasa a desconocer a las autoridades legítimas del pueblo Ngabe-Buglé, recién electas en su Congreso tradicional, para tratar de imponer a sus títeres mediante un congreso paralelo que, aunque llaman “representativo”, carece de esa cualidad.

Entre el 7 y el 9 de marzo, se reunieron miles ngabes-buglés en la comunidad de Pueblo Nuevo, Kankintú, región Ño Kribo, y mediante el método tradicional de votación han electo a su nuevo cacique general, el compañero Celio Guerra. Allí estuvieron presentes los genuinos representantes de este pueblo y cientos de los que con su sacrificio hicieron posible la derrota del Código Minero y de la Ley Chorizo.

Pero en una conspiración por dividir al pueblo Ngabe-Buglé, que se inició desde el gobierno de Martín Torrijos del PRD y que ha continuado bajo el gobierno de Martinelli (CD-Panameñismo), con el aval de los magistrados del Tribunal Electoral, e incluso del único diputado del Partido Popular (Democracia Cristiana), el régimen oligárquico corrupto pretende desconocer a los dirigentes legítimos para imponer al Sr. Edilberto Sánchez, “electo” en un congreso espurio realizado en Llano Tugrí, Región Muná.

Esta maniobra divisionista tiene su base “legal” en el inconsulto Decreto 537, del 2 de junio de 2010, mediante el cual el gobierno de Martinelli modificó la ley que creó la comarca sin consultar a los afectados. Este ataque contra los derechos indígenas está motivado por el evidente interés de la burguesía panameña, y todos sus partidos políticos corruptos, en meterle mano a las riquezas mineras e hídricas de la comarca Ngabe-Buglé.

Este pueblo ha comprendido bien el mensaje de la oligarquía y por eso ha salido masivamente a luchar contra la Ley Chorizo y el Código Minero. Por eso también la ferocidad de la represión gubernamental ávida de echarse al bolsillo tanta riqueza, igual que hicieron los conquistadores españoles hace 500 años.

El magistrado presidente del Tribunal Electoral, Gerardo Solís ha pretendido justificar la intromisión de su institución y del gobierno nacional en las decisiones soberanas del pueblo Ngabe alegando que “no es democrático” que miles de personas se agrupen “debajo de un árbol” para elegir a sus autoridades. Para Solís lo democrático son los comicios regentados por ellos aunque carezcan de legitimidad, pues a la elección organizada por el Tribunal Electoral, el 24 de octubre de 2010, no asistió a votar ni el 20% de la población.

Al magistrado Solís, a quien hay que reconocerle es uno de los más brillantes abogados del foro panameño, hay que recordarle la máxima de Juan Jacobo Rousseau: “La soberanía no puede ser representada, por la misma razón por la que no puede ser enajenada: consiste en la voluntad general, y la voluntad general no se representa, porque es ella misma o es otra cosa; en esto no hay término medio. Luego, los Diputados del pueblo no son ni pueden ser sus representantes; son tan sólo sus comisarios, y no pueden determinar nada definitivamente. Toda ley que el pueblo en persona no haya ratificado es nula, y ni aún puede llamarse ley” (El Contrato Social).

Mientras Solís avala como “democrático” el sistema electoral corrupto panameño, en el que los adherentes para inscribir partidos se basan en la compra de firmas y la coacción, y que la elección de los candidatos depende de una chequera millonaria que los financie, pretende desconocer la democracia directa ejercida por decenas de miles de indígenas que se reúne en masa para decidir y votar.

Todos estos abogados, que en sus discursos y en cursos de ciencias políticas se la pasan elogiando a la “democracia” de los antiguos griegos, son incapaces de comprender que la democracia de nuestros pueblos originario es la que más se acerca al ejemplo clásico, con la única diferencia de que en vez del “ágora” acá nuestros pueblos se reúnen debajo de un árbol para decidir y votar.

A Solís y demás defensores de la plutocracia panameña, les viene a pelo esta otra frase de Rousseau: : “Cuando vemos en el pueblo más dichoso del mundo que los aldeanos en cuadrillas arreglan los negocios del Estado a la sombra de una encina, y que siempre obran con juicio, ¿podemos dejar de despreciar las sutilezas de las demás naciones, que se hacen ilustres y miserables con tanto arte y con tantos misterios?”

Otro tanto puede decirse del sistema de justicia popular practicado por los indígenas, tan traído en estos días por los medios de comunicación, que pretenden presentar como “bárbaro” que el pueblo indignado, pueda ordenar amarrar y poner en el cepo a un cacique traidor.

routing code

Ya quisiéramos para todo el país un sistema judicial directo en el que pueblo pudiera señalar a los corruptos con el dedo y mirándolos a la cara para ordenar que los amarren. El sistema de “justicia” civilizado permite que ningún ladrón de cuello blanco pise una cárcel, pero que jóvenes infractores pobres sean incinerados en ella.

Desde el Partido Alternativa Popular llamamos a las organizaciones populares y sindicales a respaldar al legítimo cacique general Ngabe-Buglé, Celio Guerra, pues la democracia directa practicada por éste y los otros pueblos originarios, es la verdadera democracia, semejante a la que el movimiento obrero realiza en sus asambleas sindicales o en los llamados Consejos (soviéts, para decirlo en ruso) muy superior la democracia burguesa que sólo es útil a la clase dominante, pues se basa en el poder del dinero, y no en la “voluntad popular”.

---
Marketing sindical orientado a la comunicación y estrategia de los sindicatos www.monagrillo.net

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. los felicito por esta iniciativa de su periodico digital, sigan trabajando por los mas necesitados de este pais, espero que tengan una linea objetiva de todos los problemas que alli toquen, porque de esta manera se ganaran la credibilidad de toda la poblacion en general. me gustaria verlos mas activos en las luchas por los problemas sociales los cuales son muchos y que no esperen solo los problemas coyunturales para salir a pelear. sigan luchando por nuestra clase social. un pueblo unido jamas sera vencido. felicitaciones sigan adelante.