Ir a…

CNTP al Día on YouTubeRSS Feed

  Temas de Hoy:

#USA | ##corrupción | conato | Venezuela | #wftu | CNTP | #eua | panama | # | fsm

Homenaje a RUBEN DARIO. Heroe cultural nacional de Nicaragua.


INVITACION A LA SOLIDARIDAD CON NICARAGUA
La Embajada de Nicaragua invita. Homenaje a RUBEN DARIO. HEROE CULTURAL. HEROE NACIONAL.
Lugar: Academia Panameña de la Lengua. Calle 50.
Día: Miércoles 6 de febrero.
Hora: 7:00 PM.
Tomado de Radio La Primerísima.   17 de Enero de 2011.
En la obra del escritor nicaragüense Rubén Darío, nacido el 18 de enero de 1867, el erotismo y romanticismo siempre estuvieron presentes, como influencia de la poesía francesa de Víctor Hugo y Paul Verlaine. Sin embargo, pocos conocen al Darío revolucionario y antiimperialista que alzaba su “puño y letra” contra las injusticias sociales. El llamado “poeta de los cisnes” -por la simbología de este animal presente en sus obras- en muchas ocasiones fijó posición política en sus escritos, donde abogó por la inclusión de los más desposeídos en América Latina y fustigó las incesantes intenciones invasoras del imperio norteamericano. Uno de los escritos más relevantes de su pensamiento revolucionario es la oda que escribió al presidente estadounidense Franklin Roosevelt (1882-1945), en la cual desnudó la perversa garra del capitalismo e intervencionismo que siempre ha rondado sobre Latinoamérica. “Eres los Estados Unidos, eres el futuro invasor de la América ingenua que tiene sangre indígena, que aún reza a Jesucristo y aún habla en español”, este verso de su poema, publicado en 1905 en su libro Cantos de vida y esperanza. En 1898 Rubén Darío en su ensayo “El triunfo del Calibán”, inspirado en el personaje “La tempestad” de William Shakespeare, recogió, a propósito del conflicto de Cuba, el materialismo vulgar de Estados Unidos que a lo largo de su historia ha invadido y atacado a países vecinos a costa de su crecimiento. De hecho llega a definir a los yanquis como los “aborrecedores de la sangre latina” que no creen en nada y viven en sus “abrumadoras ciudades de hierro y piedra”. Rubén Darío también fue gran admirador del prócer cubano José Martí (1853-1895), lo cual lo manifestó al escribir un perfil de su vida. En 1893 tuvo la oportunidad de conocer al patriota cubano, quien lo contactó a través del español Gonzalo de Quesada. “Me encontré entre los brazos de un hombre pequeño de cuerpo, rostro de iluminado, voz dulce y dominadora al mismo tiempo, y que me decía esta única palabra: “Hijo” “, escribió Rubén Darío sobre el encuentro con Martí. A partir de allí la amistad entre estos dos hombres pasó a la historia ya que los ligó una profunda pasión por la literatura y ideología política compartida. Prócer de la independencia cultural El Estado de Nicaragua, a través de su Poder Legislativo, reconoce el legado de Rubén Darío, al declarar a este poeta prócer de la independencia cultural de la nación, mediante una reforma a la ley que protege sus obras y bienes desde hace diez años. “Se declara al ilustre poeta Rubén Darío el nicaragüense universal de los siglos y prócer de la independencia cultural de la nación”, reza el texto, aprobado con el voto de 60 diputados, reseñado por el portal “La Voz del Sandinismo”. Asimismo, en la tierra natal de Rubén Darío -Ciudad Darío- la inclusión social es la protagonista a través de la poesía, ya que sus habitantes, sin importar su clase, raza o religión, disfrutan de la buena literatura en honor a este insigne escritor. A partir del 14 de enero se da inicio a la Jornada Dariana en celebración al natalicio del poeta universal, finalizando con fiestas populares el 18 de enero. Una corta pero intensa carrera Félix Rubén García Sarmiento, mejor conocido como Rubén Darío, nació el 18 de enero de 1867 en Metapa (hoy Ciudad Darío) y murió a los 49 años en la colonial ciudad de León, en el noroeste del país. Darío marcó el inicio de la revolución literaria modernista con su obra “Azul”, una recopilación de poemas y prosas que escribió durante su estadía en Valparaíso, Chile entre 1886 y 1888. Tras varios periplos por el continente, llegó en 1893 a Buenos Aires, donde fue bien recibido por los intelectuales de la época, país al que luego dedicaría uno de sus mejores poemas Canto a la Argentina y otros poemas (1914). Guiado por su deseo de conocer Europa, en 1898 logró que el diario La Nación de Argentina lo enviara como su corresponsal a Madrid para cubrir los acontecimientos en torno a la guerra hispano-estadounidense, que se libraba en Cuba. En 1907 fue nombrado representante diplomático de Nicaragua en Madrid, pero en 1915 decidió regresar a Nicaragua debido al estallido de la Primera Guerra Mundial. Llegó a León, ciudad donde creció, el 7 de enero de 1916 y murió casi un mes después, el 6 de febrero. Las honras fúnebres duraron varios días. Fue sepultado en la Catedral de León el 13 de febrero del mismo año.

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Central Nacional de Trabajadores de Panamá