Hienas y humanos degradados a la animalidad

Por Juan Carlos Mas C. médico

Las hienas se ríen

Es conocida la discusión acerca de si aquel animal, furtivo y depredador, realmente se ríe; lo que si es cierto es que su aullido -cual risa- coincide con los instantes de placer ante su presa muerta y ya comida.

Esta reflexión me viene a la mente ante la visión de una Hillary Clinton exultante ante la información de la muerte de Gadafi. Al recibir la noticia -en el momento en que concedía una entrevista- no pudo evitar echar la cabeza atrás y abriendo los brazos en un símil orgásmico expresa su felicidad.

Ha muchos años atrás, cuando el affaire Lewinsky, una amiga feminista me decía que apreciaba en la Clinton a una gran mujer que no se dejaba arrastrar hacia el alboroto. Yo le respondí que me parecía que sus ambiciones eran superiores al orgullo herido y que el tiempo iba a demostrarlo.

Los hechos demuestran la animalidad que subyace en la forma capitalista de la civilización occidental

No pudimos menos que ceder a la tentación de revisar las fotos de You Tube relativas a la muerte de Gadafi, las cuales contienen actos de vesania que van desde el maltrato sobre un cuerpo y rostro sanguinolento e insinúan el martirio mediante la sodomización con un palo. Estos emisarios de Occidente no expresan los valores culturales de los pueblos sino los de los plutócratas occidentales verdaderos tiranos de la humanidad. Cual cristianos ante los leones, los defensores de la integridad y soberanía libia han sido martirizados; como en Caupolicán, la dignidad del vencido supera a la ofensa del codicioso vencedor.

No nos engañemos y pretendámonos fingir que a las fuerzas árabes cipayas, ejecutoras del plan intervencionista imperialista, se les pasó la mano hiriendo la sensibilidad occidental. El rostro placentero de la Clinton es una autenticación del sadismo neroniano que le es inherente a las potencias occidentales cuando de defender sus intereses se trata.

No es la primera vez -y los diferentes artículos en Internet recogen el martirologio de múltiples líderes africanos y de otras partes del mundo cuando se entremeten en el camino del imperialismo.

routing code

Desde Lumunba en aquellas latitudes africanas, hasta Roldós y Torrijos en el continente americano. En algunas ocasiones como operaciones secretas y no ostentadas triunfalmente por conveniencia política, pero en otras ocasiones ampliamente festinadas.

Una reflexión y un símil histórico a propósito del mes de la Patria

Cuando la Guerra de los Mil Días, librada en el tránsito entre el siglo XIX y el XX, produjo la coalición operacional de los liberales revolucionarios y conjuntó la cooperación de gobiernos como el de Cipriano Castro en Venezuela, Eloy Alfaro en el Ecuador y José Santos Zelaya en Nicaragua, con Porras y Victoriano Lorenzo en Panamá. Algunos autores sostienen que de triunfar aquella alianza se hubiera formado una liga de naciones grancolombianas con la añadidura de Nicaragua, lo cual significaría que los dos pasos ístmicos -y teatros virtuales de posibles canales- iban a quedar en manos de una liga de gobiernos patrióticos latinoamericanos. Tal amenaza debía ser escarmentada y así el destino de todos aquellos latinoamericanos, conjurados en pro de un patria grande, sería el de ser hostigados y algunos vilmente masacrados como lo fue el caso de Eloy Alfaro a quien en 1912 una turba de conservadores quiteños arrastró por las calles, mutiló e incineró.

Zelaya que tuvo una severa discrepancia con los norteamericanos por el intento de invitar a otros países a construir un Canal por Nicaragua fue depuesto en 1909 y murió en el exilio. Con la intervención estadounidense en aquella oportunidad se dio inicio a la serie de ocupaciones de ese país que impusieron la dictadura de los Somozas, pese a la insurgencia heroica de Sandino.

Cipriano Castro, enfrentado a los Estados Unidos y las potencias europeas, es depuesto en 1908 mediante un ardid palaciego por Juan Vicente Gómez, quien gobernó el país por 27 años entregándolo a las petroleras. En uno de sus intentos de regresar a Venezuela pasa por los Estados Unidos en donde es apresado y humillado.

Finalmente, de Panamá conocemos bien el caso de Victoriano Lorenzo que pag´` con su vida la conjunción de sus esfuerzos guerrilleros con los de aquellos políticos latinoamericanos de vocación patriótica citados más arriba.

De tal forma en el corto periodo de nueve años, que va entre el fusilamiento de Victoriano en 1903 Lorenzo y el linchamiento de Eloy Alfaro en 1912. Estados Unidos escarmentó y saldo sus cuentas con quienes osaron desafiar al imperio que nacía merced a la guerra Hispanoamericana.

Recuerdo que algún autor, cuyo nombre no recuerdo ahora y cuya disculpa pido, cita dato según los cuales el oficial norteamericano al mando de la nave intervencionista Galena -que había actuado en la represión de la insurrección de Prestan, se presentó en el depósito que hacía de morgue, en el cual yacía el cuerpo del ajusticiado Prestan y solicitó su corazón para llevarlo en un frasco formolizado cual trofeo. Y que decir de las manos del Che amputadas por la CIA, o de la cabeza de Omar Torrijos que no apareció nunca. Esta es la civilización occidental y no tan cristiana nada.

---
Paginas web que comunican e informan al trabajador. Marketing Sindical. www.monagrillo.net

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.