Hasta luego, compañero Cobos

Por Julio Bermúdez Valdés

Este viernes, entre la inconformidad y la resignación, el movimiento sindical panameño, luchadores sociales y patriotas, despiden al dirigente Egberto Luis Cobos Rodríguez, uno de esos imprescindibles que consagró su vida a la lucha por mejores días para los mas desfavorecidos de la sociedad.

Nacido en 1948 en la atlántica ciudad de Colón, Cobos integra junto a dirigentes como Pedro González, Julio Bermúdez Mosquera, José Manuel Meneses y Norma Cano, esa estirpe de dirigentes que se formaron al calor y bajo las directrices militantes de figuras sindicalistas inolvidables como Ángel Gómez González, Domingo Barría, José Del Carmen Tuñón y Marta Matamoros.

Venía del ejemplo sostenido e inclaudicable del patriota Félix Dixon, luchador y organizador de la militancia histórica de los colonenses, razón por la cual no resulta extraño que una vez egresa como electricista del Instituto de Artes Mecánicas de Divisa y luego como Técnico de Audio, Radio y Televisión del Instituto Tomas Gabriel Duque en el año 1967, integra las filas revolucionarias del Partido del Pueblo dirigido entonces por Rubén Darío Sousa, Miguel Porcell, César de León, Carlos Francisco Changmarín, Cleto Sousa y Luther Thomas, entre otros.

Militante a tiempo completo, Cobos hará parte del colectivo Sindical de la Compañía de Fuerza y Luz, y estará, en 1973, en la transición de esa empresa privada hacia el estatal Instituto Nacional de Telecomunicaciones (INTEL) donde será también uno de los principales dirigentes sindicales.

Tras el asesinato del general Omar Torrijos, Cobos enfrentó las reformas al Código de Trabajo a inicios de los años ochenta, desde el Consejo Nacional de Trabajadores Organizados (CONATO), y las persecuciones al movimiento sindical. Fue representante de los trabajadores a conferencias de la OIT, y de la Federación Sindical Mundial, en China, Cuba, Nicaragua, y otros países del mundo.
Después de la invasión estadounidense del 20 de diciembre de 1989, junto a sus compañeros de la Central Nacional de Trabajadores, la histórica CNTP, Egberto Luis Cobos Rodríguez, enfrentó las persecuciones prohijadas por el régimen de turno contra el movimiento sindical, a través de la injusta Ley 25 de 1990.

En las filas obreras, Cobos eran uno de esos dirigentes convencido de que la clase trabajadora tenía que elevar no solo su fuerza combativa sino también su calidad y capacidad de comprensión de los fenómenos sociales. Por eso nada de casual tiene que en 1978 se encuentre en Estocolmo, Suecia, en cursos sobre innovaciones en telecomunicaciones, y participe luego en cursos sobre administración de empresas públicas en los programas del Ministerio de Planificación y el Banco Interamericano de Desarrollo.

Es ese criterio, abierto a todas las relaciones que la clase obrera puede lograr en el amplio ámbito de la lucha social, lo que le dará la madurez y la capacidad para ser secretario general de los sindicatos de la Fuerza y Luz, el IRHE y el Intel en distintos periodos, y participar de las experiencia que le aportan la Organización Internacional del Trabajo, el Centro Nacional de Competitividad, la Autoridad de la Región Interoceánica y la copresidencia de la Fundación del Trabajo, desde donde fue un trabajador incansable por la posibilidad de entendimientos entre obreros y patronos, siempre colocando sobre la mesa los intereses de los obreros.

Integró además la directiva de la Ciudad del Saber, y el más alto peldaño de la Formación Profesional del país en el Consejo Directivo del INADEH y la Comisión de Estrategia del Consejo Directivo. En el año 2021, al conmemorarse los 200 años de la Declaración de Independencia de Panamá de España, fue designado por el Ministerio de Cultura, como parte de la Comisión del Bicentenario.

Con la muerte del compañero Cobos, el movimiento sindical pierde a uno de sus dirigentes mas preclaros, su familia a un hijo, un padre, un hermano solidario y preocupado, y el país a un patriota a tiempo completo.

A un miembro de una generación de héroes que por más de 50 años supo ocupar su puesto en las filas de la lucha social, contra las injusticias, por un mundo mejor, con la decisión y el amor de aquellos que solo han sabido darle a la humanidad solidaridad completa.

Hasta luego Cobos, tu huella estará siempre entre los hombres buenos, luchadores incansables y nobles que supieron darle a la sociedad lo mas hermoso y productivo de su ser: la vida entera. (JBV)

---
Marketing sindical orientado a la comunicación y estrategia de los sindicatos www.monagrillo.net

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.