Ir a…

CNTP al Día on YouTubeRSS Feed

  Temas de Hoy:

# | Venezuela | trabajadores | css | CNTP | ##corrupción | panama | Brasil | fsm | CUBA
Upps... Si tiene problemas reproduciendo el audio de la radio online, intente actualizar su reproductor de Flash.
También puede utilizar nuestros reproductores auxiliares Abrir Reproductor Externo Winamp, iTunes Windows Media Player Real Player QuickTime


Gobierno y Farc firman el acuerdo sobre reparación y justicia a las víctimas


Muy cerca de la paz. Humberto de la Calle (Gobierno) e Iván Márquez (FARC) rubricaron el documento que también fue suscrito por los representantes de los países garantes del proceso de paz, Cuba y Noruega, y de los estados acompañantes, Chile y Venezuela.

| La Habana – La guerrilla de las FARC y el gobierno de Colombia dieron el martes el paso más decisivo hacia la firma de la paz que negocian en Cuba, al comprometerse a reparar a las víctimas del conflicto y castigar a los culpables de delitos atroces.

Inmersos desde hace tres años en un proceso de diálogo para terminar con medio siglo de enfrentamiento armado, los rebeldes y el gobierno anunciaron un inédito pacto sobre las víctimas, considerado el punto medular de los diálogos que llevan a cabo en La Habana.

“En cumplimiento de nuestro compromiso de poner a las víctimas en el centro del acuerdo (…), el gobierno nacional y las FARC acordamos crear el sistema integral de verdad, justicia, reparación y no repetición” de violencia, según una declaración conjunta leída en La Habana.

El acuerdo fue suscrito por Iván Márquez y Humberto de La Calle, jefes de los equipos negociadores de las FARC y el gobierno, respectivamente, en presencia de representantes de Cuba y Noruega, garantes del proceso, y de las víctimas, que viajaron a La Habana para respaldar el histórico pacto.

“Los colombianos tenemos una muy buena noticia para el mundo. No es retórica decir que el anuncio del acuerdo sobre el reconocimiento de los derechos de las víctimas pronostica el posible fin del conflicto y el advenimiento de una paz firme“, celebró De La Calle.

El acuerdo, que corona año y medio de discusiones, define el trato que recibirán los responsables de delitos de lesa humanidad bajo un sistema jurídico especial que será creado como parte del proceso de paz, y que incluye penas alternativas de reclusión.

También otorga amnistía para los excombatientes que no estén implicados en delitos atroces, como secuestro, violencia sexual y ejecuciones fuera de combate, y solo estén acusados de levantarse en armas contra el Estado.

El conflicto colombiano, que inició como una sublevación campesina reprimida a sangre y fuego, es uno de los más prolongados del mundo y deja unos 220.000 muertos y seis millones de desplazados, según cifras oficiales.

LA VOZ DE LAS VÍCTIMAS

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el gobierno consideraban el pacto sobre víctimas el más complicado de la negociación, por lo que su suscripción encamina los diálogos hacia un desenlace satisfactorio.

De esa forma, las partes se han puesto de acuerdo en cuatro de los seis puntos que pactaron.

Antes ya habían convenido fórmulas para atender los problemas agrario -origen del conflicto-, y el del cultivo y tráfico de drogas ilegales, además de convenir la participación en política de las FARCuna vez depongan las armas.

Restan entonces por definir el fin del enfrentamiento -que incluye el desarme de las FARC- y la implementación y refrendación de los pactos de La Habana.

Durante la rubricación del convenio, los representantes de las víctimas anunciaron que serán “veedorees atentos del estricto cumplimiento de los acuerdos que se firman”.

Hoy reivindicamos nuestra dignidad y nuestra exigencia de que los acuerdos sean fieles a los reclamos a todas las víctimas. Nuestro respaldo al proceso de paz no significa que renunciemos a la justicia, a la reparación y sobre todo a la verdad”, dijo Jineth Bedoya, una periodista secuestrada y violada por paramilitares en 2000, quien entregó su testimonio ante los negociadores en La Habana a fines de 2014.

Las FARC y el gobierno se comprometieron a firmar la paz de forma definitiva antes del 23 de marzo de 2016, tras un histórico apretón de manos en Cuba entre el presidente Santos y el comandante máximo de la guerrilla, Timoleón Jiménez, el 23 de septiembre.

Ese día los dos hombres que se enfrentaron en la guerra por años, anunciaron el pacto de justicia para las víctimas del conflicto, pero después surgieron diferencias sobre el alcance del convenio que en teoría quedaron superadas con la declaración de este martes.

“Ahora tenemos al frente el desafío de convenir las normas para el cese del fuego y hostilidades bilateral y definitivo, la dejación de armas; es decir, el fin del conflicto”, indicó De La Calle.

Vía: www.diariocorreo.pe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
Central Nacional de Trabajadores de Panamá