ERRORES QUE COMETEN LOS GOBERNANTES: PLEGARSE A LA IDEOLOGÍA LESSEFERISTA “DEJAR HACER Y DEJAR PASAR”. IGUAL, COMPRAR EL ARGUMENTO DE QUE EL ESTADO NO DEBE INTERVENIR EN LA ECONOMÍA

Por Ramiro Guerra.            
Abogado y cientista político. 
Mayo de 2022.             

Cómo hacerle entender a los gobernantes que en los países pequeños, la ley de la competencia no funciona eficientemente?

Como ocurre en nuestro medio, quedamos prisioneros de oligopolios que marcan la tónica de los precios. Es decir precios concertados en renglones estrátegicos del consumo del panameño, como son los relativos a bienes y servicios relacionados con alimentos, medicinas, energía eléctrica y otros. 

En escritos anteriores he señalado que constitucionalmente, nada impide al estado, al gobierno, para frenar  o moderar los impactos de precios que afectan la canasta básica. A lo anterior, agregamos la variable que, en nuestra economía, el estado – gobierno, tolera la especulación salvaje.            

En otra ocasíon escribi que los estados deben reservar una cuota de autonomía relativa frente al capital de tal suerte que  eviten que éste, opere explotando sin ningún tipo de control y limitaciones.    

El estado tiene que ser un instrumento de equilibrio en la sociedad de tal suerte que, los costos de una crisis, no  se  carguen con exclusividad sobre la población y los trabajadores. De esto se trata cuando, hasta el cansancio, he sugerido un giro de timón en la forma y dirección como el gobierno ha venido ejerciendo el poder y la administracion de la cosa pública. 

El presidente Cortizo es raizalmente centralista, muy lejos de lo que realmente es un centralismo democrático. Ese centralismo del que hace gala el sr. Presidente no permite una relación fluida entre los sectores orgánicos de la socíedad y del pueblo panameño. Lo anterior abre fisuras con sectores representativos del país. 

En mi opinión, error ha sido distanciarse de su partido, lo que he denominado la inteligencia colectiva. Cierto, hay una realidad mundial que resentimos pero,  respuestas como la que dió un ministro que, ante reclamos de productores, contestó, ¿”qué quieren que haga, yo no tengo una varita mágica”?  

Lo escribí, la realidad actual era previsible. El gobierno se durmió sobre sus laureles. La crisis se le vino encima y hoy tenemos un ambiente de plena disponibilidad a las acciones de masas. Un gobierno en sus cabales debió partir por delante y darle a conocer al país  un plan anticrisis    (anticíclico), pero eso no ha ocurrido. Me quedo con la impresion que no lo tiene.      
Reitero, era previsible un escenario catárquico. Se subestimó la realidad. Y los asesores, en qué estaban pensando que no le dijeron al presidente que la situación podía dar curso a una coyuntura de protestas y movilizaciones.                          
Lo vuelvo a escribir, la realidad golpea duro y más en la cara de los gobernantes. O cambian el rumbo y la dirección o seguiremos de crisis en crisis.  Como dice un dicho, “de los golpes también se aprende”.  Amanecerá y veremos.

---
Comunica a tus bases y afiliados donde sea que esten. Facebook e Instagram, Marketing sindical. www.monagrillo.net

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.