Ensayo Poético I parte

Ensayo Poético “METEMPSICOSIS”

Moisés Pinzón Martínez

 

untitled 2Introducción

El universo puso a disposición de nosotros su alma y la más amplia gama de elementos para crear un sistema complejo e integral, en un minúsculo punto de su inmensa geografía. La Tierra, y los posibles homólogos desconocidos, es el más imbricado conjunto de fenómenos creados por la naturaleza. En el “sin tiempo”, este ensayo ha sido o es el intento número cinco, o el diez, o el cien mil. Seguramente algunos han tenido o tienen el mismo éxito o mayor que el nuestro; y probablemente algunos, o todos, en su fase final de entendimiento, se destruyeron porque sus grupos inteligentes no encontraron el equilibrio o porque les aterrizó impronto un cometa sin que hubieran colonizado el espacio aún.

En un lapso imperceptible, la raza humana ha dado categoría al experimento “sistema solar”. En ese tiempo vemos dos grandes fases: La del equilibrio natural y la de la búsqueda del equilibrio social. La primera fase se refiere a las leyes que determinan los eventos, como un gran laboratorio sin científicos; en donde los acontecimientos son casuales, dependiendo del tiempo de incidencia y de la acumulación de factores.

Cual meteorito que violentamente se estrella en un ecosistema y lo transforma radicalmente, el ser humano, al aprender el arte de la agricultura, drásticamente va cambiando y transformando las reglas a su manera y su necesidad. Surge un nuevo factor, que son las “leyes sociales”, que activan un nuevo proceso de ajustes estructurales en busca de un equilibrio social; en confrontación con sus propios gestores, y entre estas leyes y las leyes naturales. Siendo ésta la segunda fase determinada por la causalidad.

La infinitud del tiempo puede ser digerida, pero la del espacio no. Esta última se ha convertido en el único enigma que, según las tesis de Santo Tomás de Aquino, dan pie a la comprobación de la existencia de Dios.

Porque exista o porque no, la creencia en Él ha sido determinante en la cohesión de los grupos humanos; por lo que hoy vamos descubriendo los más escondidos misterios de la existencia. Pero las concepciones y las prácticas religiosas necesariamente tienen que transformarse como ha ocurrido en todas las épocas.

Dios es la naturaleza en equilibrio y la búsqueda del equilibrio es la búsqueda de Dios. Las iglesias que no reorienten sus métodos, conducta militante y adecuen sus planteamientos, desaparecerán. En los libros Sagrados de las principales religiones del mundo hay suficiente material para justificar este entendimiento; si es que no se están refiriendo a ello y no lo hemos percatado.

TENACIDAD

He vivido cuatrocientos treinta años

satisfecho de todos mis desaciertos;

nunca fue al revés,

una tras otra levanté

las banderas derrotadas.

Hace tan solo cien años,

cual Arcángel San Miguel,

sostuve feroz combate,

cuerpo a espíritu,

con el intolerante Lucifer.

Llegó después de una tarde

llena de victorias

con resbalosas frases:

-Tú has sido el gestor,

tú eres el que ha sacrificado,

ellos no hicieron.

¡Nunca nadie te ayudó!-

Indisponiendo a todo aquel

que me brindó sudor.

 

Meses pasaron,

envuelto en la turbulencia abstracta,

ensangrentadas las palabras,

frente al cadalso de la iniquidad,

agónico,

la sapiencia recorre desesperada

las neuronas por los años dormidas

en busca del recurso preciso que detenga

la descomposición de los desparramados sesos;

del punto y coma que interrumpa

la lluvia de adjetivos maldicientes;

del verbo seguro que sepulte

al depredador hambriento.

En defensa de la esperanza

presto despierta la memoria

que administra los tiempos

y desenvainan la húmeda espada:

Flexible reptil, venenosa escorpión,

bondadosa como árboles,

fulminante descarga eléctrica,

rápida con el pensamiento,

arma secreta que dispara

decenas de palabras por minuto.

 La sapiencia extrañada, pregunta:

-¿Qué haré con este músculo

que es todo, de todos y nada a la vez?

¡Ha estado escondido tras los labios cerrados!-

Advierto el mensaje:

Abstraído en la soledad,

ensimismado en mis pensamientos,

sin compararlos, sin confrontarlos,

jamás derrotaré al rey de las tinieblas.

Y me confieso ante gente extraña,

en busca de nuevas comprensiones, de otros andares;

de la visión hiriente que remueva dogmas.

Uñas que se incrustan en la carne

desgarrando células muertas,

parásitos extraños;

agua oxigenada que “efervesce” la llaga expuesta,

costra que cicatriza y surge una nueva piel…

purificada.

    Desde entonces,

me confieso todos los días;

desde entonces,

no dejo solos mis pensamientos,

hago que fluyan para que los reciban

oídos habidos de ser raíces.

Los doy, los regalo, los presto,

para que alimenten la maduración del presente

y las expectativas del futuro.

Los abono con tierra añeja mezclada por siglos,

fertiliza argumentos, siembra esperanzas.

Los riego con las aguas que brotan

de las ancestrales rocas,

para que florezca en tierras áridas

la sabiduría que sepulte

hipócritas sentimientos de falsas fortalezas.

Que prospere el camino de la verdad,

cosechando ideas renovadas.

Y desde entonces,

no ha vuelto a aparecer

la tenebrosa sombra.

                                                                                    Por cada día han sido diez,

los minutos en su andar intenso

se han multiplicado.

Cuando cumplí cuatrocientos años

sentí la necesidad de comunicarme con el mundo:

Les confieso este imbricado conjunto de conceptos,

hilvanados en fugas “bachianas”,

que danzan en silencio

con música de sueños.

Tratan de caudalosos ríos

que bajan de remotas montañas;

nexos que se bifurcan

y se vuelven a encontrar;

visión concatenada

que dilucidan los recodos,

en busca del incógnito trayecto…

Y la penitencia espero.

                                                                                   Para cambiarnos las cutarras

gastadas en tortuosos caminos,

empuñando firmes los machetes,

en busca de escondidos manantiales;

para dibujar una ruta a través

de contaminados ríos

donde navegamos, pescamos,

bebemos;

para despojarnos de trajes

que tergiversan palabras, razones,

sueños;

para dormir con la paz

del que ha puesto su huella

en inhóspitos rastrojos;

hace falta el hervor,

el deseo de abonar las semillas,

que aflore la nostalgia

de ver sus frutos madurar.

Que circule la piedad

que provoca la visión del llanto

de infantiles cuerpos disecados

que crecen con las puertas

hacia el horizonte

trancadas.

Hace falta mirar la sonrisa de un niño

a través de la gota que separa los colores

de gases perpetuos;

que se imponga el acertado argumento,

que la razón desplace

los designios del instinto.

---
Comunica a tus bases y afiliados donde sea que esten. Facebook e Instagram, Marketing sindical. www.monagrillo.net

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.