El papel de la información en la lucha de clases

La lucha de clases es el motor de los cambios en nuestro planeta, de los cambios revolucionarios que nos llevarán a acabar con la explotación del hombre por el hombre, es decir a acabar con el depredador capitalismo.

 

Para impulsar grandes transformaciones como las que son necesarias para acabar con el explotador capitalismo hay que tener la fuerza y el poder necesario. Las masas de trabajadores asalariados y las capas populares que padecen las injusticias del capitalismo son las que nos darán esta fuerza, y las que llevarán (como ya ha sucedido en diversos momentos históricos) al poder a sus auténticos representantes. Solo nos resta organizarnos correctamente y convencerlas.

 

Pero hoy aun, en casi todos los países, la mayoría de la población, es decir los explotados, se dejan dominar intelectualmente, o mejor dicho en su estado de conciencia u opinión, por la burguesía nacional, estatal, continental o/y mundial.

 

Un elemento determinante de este dominio de las conciencias se basa en informaciones falsas o manipuladas. Ejemplos de ello los tenemos a montones. Solo quiero recordar la falsa noticia de las “armas de destrucción masiva” que, a pesar de su falsedad, justificó la invasión de EEUU y la OTAN a Irak, invasión que solo les es útil a las multinacionales del petróleo y que ha causado y sigue causando miles de muertos.

 

En nuestro análisis de este tema hemos de tener en cuenta que la información es una parte de la lucha de clases. Una parte decisiva.

 

No es por azar que las multinacionales y los foros de coordinación del capitalismo mundial (G-8, G-20, OMC, FMI, BM, Club Bilderberg, OTAN, ONU, etc.) dan una gran importancia a la información y sobre todo al control de la que circula.
Ellos trabajan, para tomar sus decisiones, con informaciones verídicas, pero ponen en circulación solo las que les interesan, deformándolas o incluso inventándoselas cuando así les conviene. Saben que incluso una mentira, repetida suficientemente, puede ser creída masivamente.

 

Para ello son los grandes capitalistas los dueños de los grandes medios de comunicación: agencias de prensa, periódicos, revistas, radios, TVs, páginas web, etc.. Han usado, una vez más, el dinero expoliado a pueblos enteros y a los trabajadores en general (sacados de las ex-colonias y de las plusvalías), para crear los grandes imperios que controlan las informaciones y que aseguran que cualquier TV, radio o prensa del mundo capitalista difunda las mismas informaciones.

 

Solo se escapan de ello los llamados medios alternativos, que siguen trabajando con instalaciones precarias que siempre han caracterizado a las organizaciones revolucionarias, a los movimientos populares y a los sindicatos. Trabajando además en la mayoría de ocasiones descoordinados, cuando no divididos frente a su enemigo principal.

 

Pero podemos vislumbrar un cambio sustancial en esta realidad de manipulación de la información. Hoy hay nuevas posibilidades: está renaciendo la coordinación internacional del sindicalismo de clase. Por una parte está renaciendo y reforzándose la FSM que acaba de realizar su 16 Congreso en Atenas, con 101 países (de los 5 continentes) presentes a través de los sindicatos de clase (como es el caso de Panamá, que me ha encargado este artículo), y por otra se están coordinando ya todos los sindicatos que no obedecen ni a la burguesía ni a la socialdemocracia mundial. Me refiero, por ejemplo, a la reciente reunión que se ha hecho en Pekín (finales de abril del 2.011): el Séptimo Foro Sindical Internacional (7 FSI), sumando a la FSM, a los sindicatos chinos, a los sindicatos árabes y a los sindicatos africanos.

 

Este colectivo tiene, quizás por primera vez, la capacidad de generar informaciones alternativas a las mentiras que difunde el capitalismo a nivel mundial.

 

Por ello yo mismo hice, en el citado 7 FSI, la propuesta de reflexionar colectivamente al respecto.

 

Tenemos las fuentes de información, las que manejan estos 4 grandes grupos de sindicatos. Tenemos la coincidencia de objetivos: defender un futuro sin clase obrera explotada. Tenemos importantes medios económicos: los centenares de millones de pequeñas cuotas mensuales de nuestros centenares de millones de afiliados en el conjunto de países donde estos grupos de sindicatos estamos organizados.

routing code

 

Lo que no tenemos, pero podemos construirlo, es el instrumento que canalice esta información.

 

Solo así podremos competir con nuestro enemigo de clase.

 

Hemos de superar la etapa actual en la que los sindicatos del mundo solo difundimos “noticias sindicales”. Hemos de pasar a difundir todo tipo de noticias que “interesan a la clase obrera” para ir avanzando en su liberación de la explotación capitalista.

 

Hoy esto es posible, solo hemos de proponérnoslo.

 

 

 

Quim Boix

España

Miembro del Consejo Presidencial de la FSM

Federación Sindical Mundial

Mayo 2.011

Reuniones virturales y video conferencias para sindicatos y centrales trabajadoras. ¡Contactanos! www.monagrillo.net

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.