El Gobierno de “La Cosa Nostra”

“Por las flores conoció al amor de su vida y por ellas es hoy doblemente millonario. De la venta en las calles pasó a cultivar fragantes y hermosas flores tropicales en un terreno baldío propiedad de la Nación en Punta Paitilla, del que luego de dos décadas las autoridades le reconocen en julio de este año como legítimo dueño”.
Así, como un cuento de hadas, publicaba el diario El Panamá América, en su edición del pasado 11 de agosto, la noticia de cómo un panameño, supuestamente humilde, se le concedía de forma gratuita el título de propiedad de una hectárea y media en la exclusiva zona de Punta Paitilla.
Decía la información que “César Segura es doblemente millonario porque no solo el cultivo de las flores lo llevó a tener hoy una propiedad en uno de los lugares más exclusivos de Panamá, Punta Paitilla, sino por haber logrado cumplir su sueño con amor, pues su esposa e hijos lo acompañaron a librar todas las batallas para legitimar su derecho posesorio.” El artículo en mención llevaba el sugestivo título: “Perseverancia. Batalló por 24 años por el título de propiedad de lo que era el sustento de su familia.

routing code

Pasión por la tierra y flores lo convierte en millonario.”
En el mismo artículo se dice que Segura en 1978 llegó al lugar a vender flores con “ramos en sus manos” y que en 1980 lo hacía en tanques. El negocio prosperaba de tal forma que logra comprar una hectárea y media en La Chorrera donde residía. En 1987 comienza a cultivar flores y establece un vivero al lado del Hotel Plaza Paitilla Inn. Vende su propiedad de La Chorrera y se muda a un apartamento en Punta Paitilla para estar cerca del negocio.
El 12 de julio de 2011 logra la resolución 207 que le concede el derecho de propiedad de manera gratuita sobre el valioso terreno propiedad del Estado. Aseguraba Segura: “Ya la tormenta pasó, ya nadie me lo puede quitar”.
Sin embargo, informaciones posteriores difundidas por varios medios comienzan a revelar la verdad. Y el cuento de hadas se fue convirtiendo en un capítulo más de “La Cosa Nostra”.
El terreno adjudicado a Segura es un relleno hecho en 1997 por la ex Alcaldesa Mayín Correa, hoy Gobernadora de la Provincia de Panamá, con el fin de construir allí un parque. Es decir, se trata de un relleno realizado 10 años después que según Segura, estableció en ese lugar un vivero.
Segura fue desalojado en varias ocasiones, la última en 2005. En una ocasión el amoroso César Segura amenazó con prender fuego a su familia y a una casa que construyó bajo los matorrales del terreno de Punta Paitilla, de ser desalojado. Fue mencionado también en un caso de homicidio. Sólo tenía permiso para ocupar un pequeño kiosco al lado de los estacionamientos del Hotel Plaza Paitilla Inn, que le fue cedido por Mayín Correa para que no siguiera vendiendo flores en tanques.
El abogado de César Segura es Sidney Sitton envuelto en múltiples escándalos y abogado en otras ocasiones de verdaderos capos de la mafia.
La resolución 207 que hace la cesión gratuita del terreno, establece en 999 el valor del metro cuadrado, fijando su valor catastral en 11 millones 367 mil 508.14. Pero empresarios de bienes y raíces afirman que el valor comercial del metro cuadrado en el área puede ascender a 4 mil balboas, por lo cual el valor del relleno en mención alcanzaría la cifra de 45 millones de balboas. (Fuente La Prensa)
Luego se conoció que el terreno fue cedido a la sociedad Segura Ventures Inc., la cual fue creada apenas en marzo del 2011. A dicha sociedad, donde Segura no aparece como principal, le fue registrada la valiosa propiedad gracias a las raudas diligencias de la abogada Ailedsabel González, quien forma parte del departamento legal de la inmobilaria Btesh & Virzi, propiedad de Felipe Virzi y Gabriel Btesh, ambos socios y amigos del Presidente de Panamá, Ricardo Martinelli.
El pasado sábado, La Prensa publicaba una fotografía que muestra equipos y maquinarias que estarían haciendo los estudios de suelo en el millonario relleno.
Gabriel Btesh es además uno de los propietarios del diario El Panamá América, el mismo del cuento de hadas. Ambos, Btesh y Virzy, fueron mencionados como los contactos en Panamá de Mario Villanueva, el ex Gobernador de Quintana Roo, detenido por sus vínculos con el narcotráfico.
Btesh ha sido mencionado también como socio en negocios turbios de los hijos del ex Presidente colombiano Alvaro Uribe.
Tal es la cercanía de estos empresarios con el mandatario panameño que en diciembre del año pasado, el mismo Martinelli llamó al dirigente del SUNTRACS, Genaro López, para amenazarlo con actuar por la fuerza de no suspender una huelga de los trabajadores en proyectos vinculados a la Inmobilaria Btesh y Virzi. (Ver: http://www.kaosenlared.net/noticia/panama-suntracs-denuncia-martinelli -llamo-genaro-lopez-para-amenazarlo).
Otro de los nombres que se han dado a conocer es el de Rodrigo Sarasqueta quien fungió como abogado de César Segura en varios casos. Sarasqueta es el Secretario Ejecutivo de Seguridad del Ministerio de la Presidencia y su nombre suena como uno de los ungidos de Martinelli para ocupar el cargo de Magistrado de la Corte Suprema de Justicia. (La Estrella de Panamá)
En sólo 2 años asistimos a uno de los gobiernos más tracalero y ladrón que registre la historia panameña.
Hasta ahora los funcionarios de la Autoridad Nacional de Tierras (Anati), Anabelle Villamonte como su jefe, el administrador, Alejandro Magno Castillero, no han podido dar explicaciones de su proceder. Esta entidad, creada en diciembre de 2010, es la misma que adjudicó más de 300 hectáreas al precio irrisorio de 6 balboas la hectárea a tres ministros de Estado, Lucy Molinar (Educación), Alma Cortés (Trabajo) y Franklin Vergara (Salud).
Todo indica que dicha entidad (Anati) fue creada con el cálculo de permitir que altos funcionarios del Gobierno, sus amigos y socios se apoderen de grandes extensiones de tierra a la mayor brevedad posible, utilizando para ello toda una serie de artimañas supuestamente legales.
La Dirección de Catastro está ahora adscrita a Anati. Antes era parte del Ministerio de Economía y Finanzas, a cargo del cerebro de la estafa de la Ley Banistmo, Alberto Vallarino, el mismo que intentó timar al Estado pagando sólo 22 balboas por la transacción del Hotel Buenaventura valorado en 32 millones.
Ante este nuevo escándalo el mandatario panameño se limitó a declarar a La Prensa: “Desconozco el caso… pero según me han informado, hay más de 200,000 títulos de propiedad que se han dado desde 1963 de igual manera”.
Las declaraciones las dio, al parecer, mientras viajaba a Italia en viaje de placer en el lujoso jet presidencial, acompañado nada menos que de Gabriel Btesh y otros empresarios y ministros. El viaje, del que nadie sabía, lo conduciría a un encuentro de fin de semana con el inquieto y alegre Primer Ministro de Italia, Silvio Berusconi, y luego a Alemania.
Ante las denuncias de diversos sectores por este hecho que constituye un verdadero atraco a la Nación, Martinelli ha prometido que propondrá la reversión de este terreno, aunque antes había dicho que lo expropiaría, lo cual de ser así garantizaría a los supuestos propietarios una indemnización.
No queda duda que este Gobierno se comporta como una verdadera mafia. Allí están los grandes negociados en la Caja de Seguro Social (CSS), la compra de los corredores, los llamados mega proyectos, las licitaciones amañadas, el alto endeudamiento público, las millonarias contrataciones directas, la falta de vigilancia y control por parte de la Contraloría, el nepotismo, la compra descarada de diputados, alcaldes, representantes y partidos políticos; el chantaje, la extorsión y el autoritarismo que lo ha llevado al control de todos los órganos del Estado.
No cabe duda de que los que entran millonarios saldrán billonarios. Si los panameños lo permitimos.
Frente a este gobierno no quedan esperanzas de Justicia. Basta ver como en éste y otros casos los funcionarios de Anati y el mismo Martinelli han justificado el robo a la nación simplemente por una razón: son cómplices y partícipes.
Por su parte, la zarina anticorrupción, Abigail Benzadón, no quiso hacer comentarios. “¡Usted cree que un domingo es para estar dando opiniones de estos temas!”, respondió Benzadón. (La Prensa)
Mientras tanto, oficialmente se confirma la muerte de 50 personas por la bacteria KPC, hecho ocurrido en una de las instituciones más caracterizadas por la corrupción y el desgreño administrativo. Los afectados por la bacteria asesina mueren todos los días, inclusive los domingos. Cómo siempre, no hay responsables.
Sólo un Gobierno fundado en auténticos valores morales y democráticos podrá hacer Justicia.

Hablemos de… Marketing Sindical www.monagrillo.net

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.