You are here: Home » Noti-Rapidas » El debate entre la legitimidad y la usurpación. Por Fernando Rangel

El debate entre la legitimidad y la usurpación. Por Fernando Rangel

Hoy el mundo enfrenta un debate sobre la autodeterminación y la injerencia en los asuntos internos de las naciones, y es que el hecho fundamental proviene cuando una nación foránea interviene tácitamente en los problemas políticos de una nación, dándoles instrucciones, formas y programas de como debe dirigir su política interna y que es lo que más le conviene para ellos.

Desde este punto de vista, ya la nación intervenida no es soberana, ni tampoco tiene una libertad plena y democrática, ya que hay un poder extranjero dirigiendo sus funciones e incluso interpretando a la manera más provechosa la constitución de esa nación, me refiero al caso de Venezuela.

Desde que iniciaron los enfrentamientos políticos entre la revolución bolivariana y la oposición manejada por la aristocracia, oligarquía y burguesía nacional en el año 2017 y solicitando elecciones prematuras, dado a la gran derrota sufrida en el 2013 después de la desaparición física de Hugo Rafael Chávez Frías, para la oposición venezolana solo “la verdad de ellos” es la definitiva, sin embargo, estos violentaron la constitución cuando impositivamente juramentaron a diputados del área amazónica a pesar de que el Tribunal llamo a realizar elecciones nuevamente y la Asamblea Nacional dirigida por ellos (oposición venezolana) cayo en desacato ante el llamado del Tribunal Supremo de Justicia de la no juramentación de los tres diputados.

A partir de este hecho inicia una escalada de difusión distorsionada e interpretaciones no hábiles en el espíritu consagrado en la constitución y comienza una serie de manifestaciones y disturbios contra el gobierno de Nicolas Maduro para derrocarlo, todo con el aval del gobierno de los Estados Unidos, que desde el 2002 en el patrocinio del Golpe de Estado perpetuado a Hugo Chávez, no ha dejado de seguir financiando a la burguesía parasitaria de Venezuela y hasta hoy con sus aliados de la derecha internacional continúan en su ataque vil contra el gobierno legitimo de Nicolas Maduro Moro.

A inicios del 2018 la oposición se sienta con el gobierno de la revolución bolivariana, para centrar una mesa de diálogo sobre puntos específicos y es de allí que surge el planteamiento propio de la oposición de adelantar las elecciones presidenciales y la misma fue acogida por el gobierno dirigido por el presidente electo Nicolas Maduro Moros, en donde el Tribunal de Elecciones aprueba la fecha para los comicios electorales y es donde posteriormente la oposición después de pronunciarse a favor y retirarse voluntariamente por mandato del imperialismo, hoy pregonan que fueron unas elecciones no permitidas en la constitución, cuando todo fue llevado a un consenso entre gobierno y oposición.

Dado esta situación anárquica por parte de los partidos políticos contrarios al gobierno de la revolución bolivariana, se han basado en fundamentos constitucionales obviamente mal interpretados por que existe dentro de la misma constitución venezolana artículos que amparan las elecciones, la escogencia del nuevo presidente y a la vez su ausencia absoluta del mismo, y es aquí donde la oposición política tergiversa para su beneficio; sabiendo estos, que no existe tal ausencia absoluta, ya que el presidente electo (Nicolas Maduro) tomo posesión al cargo en la fecha estipulada en la constitución que es el 10 de enero.

Ante la polémica ocasionada por los partidos de oposición, el gobierno de los Estados Unidos a perpetuado el Golpe de Estado, que sea programando desde Washington, para la conquista del petróleo, los minerales de gran necesidad, defender su moneda y su hegemonía en el hemisferio.

El grande debate que ha centrado esta injerencia política, puede dejar sin sabores a muchas naciones, porque crea un precedente nefasto ante las autoridades elegidas en un país, en sus elecciones libres, amplias y democráticas, tanto hacia que desvalida la autodeterminación de los pueblos y la soberanía absoluta de los estados legítimamente consagrados y elegidos por un pueblo.

Es de suma preocupación para muchos en el mundo, que la valides de un gobierno plenamente elegido, sea severamente cuestionada, porque un grupo político no quiso participar en los comicios electorales convocado por autoridad competente y en pleno ejercicio de sus funciones, y que ahora lo mal actuado por la oposición sea autorizado con un hecho lícito, en la que se aferran a ilusiones toxicas elaboradas desde la mente más maquiavélica existente, para el debate entre lo legitimo y la usurpación del poder.

Y es incomprensible que, los gobiernos del mundo patrocinen tal agravio político, en donde ciertamente se deja claro, que “solo una clase es la que puede prevalecer” la oligarquía apoyada por la burguesía, ya que la clase obrera al llegar al poder, quebranta todo vinculo vicioso y lleva a la emancipación de la clase trabajadora y es donde la élite mundial entra en conflicto, por la dominación política que mantiene un pueblo y un gobierno plenamente emanado de la clase trabajadora para el desarrollo, crecimiento y subsistencia de la nación a pesar del bloqueo y sanciones ilegales impuestas por los Estados Unidos, para la libre comercialización y distribución de los productos básicos, así como también la acaparación de la mercancía nacional elaborada para estrangular económicamente al gobierno bolivariano.

Exigimos a la burguesía nacional venezolana el cese de las hostilidades en el mercado con el incremento indiscriminado en los precios de los productos, así como la campaña sucia y mediática y que vuelvan a la realidad, ya que han levantado un sueño ilegal violentando las normas, leyes y la propia constitución para el beneficio de una clase dominante y explotadora. Como a la vez, reconozcan su fracaso en reconquistar el poder político perdido legalmente y que ya no les pertenece.

Igualmente le decimos a los medios de comunicación que dejen de mentir y levantar falsas expectativas y engaño con la gran campaña mediática que han levantado en el mundo contra el gobierno legitimo de Venezuela, para encriptar a la burguesía y la oligarquía criolla que busca usurpar el poder legítimo del pueblo.

La clase obrera mundial esta en pie de lucha, en solidaridad y exigimos a los gobiernos que desistan del intervencionismo en las naciones, que no más invasiones militares, dejen a los pueblos en su libre autodeterminación y soberanía mantener el gobierno plenamente elegido en las urnas y basta ya de Golpes de Estados.

¡Venezuela pide Paz, respeto a la soberanía y autodeterminación de los pueblos y fuera la injerencia intervencionista extranjera!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.