EDITORIAL N°23 – Una mesa divorciada del diálogo

Ante el llamado de las fuerzas sociales de los trabajadores, el gobierno nacional convoca a un diálogo tripartito, cuyo objetivo del sector laboral se centra en salvaguardar los intereses de la clase trabajadora, que ante la crisis económica está siendo afectada, empobreciendo la calidad de vida de cientos de miles de trabajadores formales e informales.

La conducta en la mesa por parte del sector empresarial, deja mucho que decir, dado al concubinato que existe entre el gobierno nacional. Por otro lado, la moderación se presta en dicho concubinato en diálogo, dejando a la indefensión a la parte más vulnerable que son los trabajadores, y en la que se ha demostrado abiertamente la lucha de clase existente.

A pesar de los grandes esfuerzos que ha realizado el sector laboral, para llegar a consenso entre las partes, el contubernio a echo de ello, un circo en donde los arlequines actúan y no es para que ría el público, sino que salgan furiosos, ya que han quebrantado las propias reglas, pero les exigen a los trabajadores que cumplan, que hipócritas.

El sindicalismo ha demostrado madurez y sensatez en la unidad de acción, que, dicho sea de paso, no ha caído bien al gobierno de Nito Cortizo y al sector empresarial, ya que apostaron por un movimiento sindical polarizado, debilitado y sin acciones, pero jamás contaron con las actuaciones cónsonas y reales.

Ante la crisis económica, en la cual los empresarios solo se han dedicado, a dilatar el proceso y lograr sus aspiraciones antiguas de cambiar el Código de Trabajo para seguir incrementando sus arcas a costilla de la clase trabajadora.

La negativa del gran capital para llegar a un consenso, y a pesar de los grandes esfuerzos que ha ejecutado el movimiento sindical, parece más que cerca un divorcio del diálogo sin medidas y no es por falta de propuestas, porque las mismas han sido presentadas en bloques por el sector laboral.

Ante la incertidumbre creada y planificada de estos dos sectores poderosos, las organizaciones sindicales han analizado que parece insostenible un diálogo de engaño y mentira, en donde el dueño hace lo que le plazca y decreta como monarca para legislar por encima de los intereses del pueblo y seguir lucrando ante el dolor de muchos conciudadanos que hoy lloran a sus familiares, amigos y vecinos muertos o cesante de sus puestos de trabajo.  

La Central Nacional de Trabajadores de Panamá, hace un enérgico llamado al gobierno nacional y al sector empresarial para que dejen a un lado sus posiciones insípidas que no están construyendo a un verdadero diálogo, y exhortamos a que se construya para llegar a buen puerto, de no ser posible, seguiremos luchando y combatiendo junto a un movimiento sindical, con los sectores sociales de capas medias, y de los sectores comunitarios, unidos más que nunca para mejorar las condiciones de nuestro pueblo, porque, en verdad nos encontramos en una mesa sentados, pero divorciada del diálogo; seguiremos avanzando porque, sin luchas, no hay victorias.

¡Venceremos!

Panamá, 20 de junio 2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.