Editorial

Como que nos estamos acostumbrando de estar  de sobresaltos en  sobresaltos, ya que van 26 meses de zozobra en que nos mantiene el gobierno actual y no hay manera que  exista paz, respeto a la libertad sindical, la democracia, la Constitución Nacional, la libertad de expresión, confían que con la existencia de algunas medidas de corte popular, pueden jugar a la  desestabilización del país, mientras se hacen los grandes negocios a espaldas del pueblo.

No salimos del escándalo del parque de Paitilla que regalaron, cuando nos madrugan de que el Vicepresidente de la Republica, Lic. Juan Carlos Varela, fue despedido por el Presidente de la Republica, como Ministro de  Relaciones Exteriores y mientras eso ocurría también se aprueba la Ley de Reforma a la Ley  51.

Los titulares no hacen más que mencionar que  SE ROMPIO LA ALIANZA, y es cierto y se venía venir, pero sería bueno saber que opinara la Embajada gringa, que fue la que la trajo  al mundo. Nunca olvidemos quién mueve los hilos.

El gobierno actual que  ahora sin los Panameñistas, serán menos y no mas,  como dice su propaganda,  no han provocado esta situación sin tener un cálculo político y es que han creído que las  fusiones y la expulsión de Varela, no afectará su influencia y poder , que las bases  se quedarán ofreciendo el apoyo, pero ello  no es cierto, las bases panameñistas, liberales, también tienen tradición de lucha, se sienten ofendidos y renunciarán  masivamente al proyecto autoritario de Martinelli, lo que influirá en la población en general.

El Presidente tiene el Poder, no lo dudemos, tiene los Órganos Ejecutivo, Judicial, el Legislativo y su Partido por supuesto, pero debemos tener claro, que se está quedando solo.

Un panorama como el actual es  peligroso, porque se puede llegar a falsas conclusiones, por ejemplo que va a cesar la persecución y atropello a la democracia, esto es poco probable ya que al debilitarse políticamente el gobierno puede recurrir a la violencia y aumentar el chantaje y la persecución a las fuerzas que lo critiquen.

Ahora tendremos un teatro de un CD Gobernando y los panameñistas  en la oposición, una oposición , que en algún momento pueden reconciliarlos, cuando el negocio lo vean en peligro. Ese peligro puede darse si el PRD se despoja de la política de derecha que práctica en los últimos años y retoma el rumbo  Torrijista, la otra situación que puede crear preocupación al CD,  es que el pueblo cansado de tantas mentiras y corrupción  decida su  inscripción en Partido Frente Amplio Democrático,   temor que se aumentará si las propuestas populares alcanzarán vencer su vanguardismo y presentaran una posición unificada.

 

Hay que mantener nuestras  banderas de lucha pase lo que pase, redoblemos nuestra lucha  Por el Aumento General de Salario, por un mejor Salario Mínimo, por la rebaja de los precios de los alimentos, las medicinas, contra la privatización de la Caja de Seguro social y de la educación panameña.

Hay que hacer un esfuerzo para que los trabajadores, sus familias y el pueblo en general comprenda que estamos en una situación delicada, donde está en  peligro la  débil democracia por la que transitamos, se hace necesario hacer  Asambleas Sindicales, Mítines en las comunidades Y la orientación del Movimiento Sindical y popular de  Panamá, no podemos permitir que este pueblo sea engañado otra vez, cueste lo que cueste la lucha unitaria es el camino.

routing code

---
Marketing sindical orientado a la comunicación y estrategia de los sindicatos www.monagrillo.net

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.