COVID, DESEMPLEO Y CAMBIO SOCIAL

Cuando el Covid aterriza en Panamá a principio de marzo 2020, ya existía un deterioro paulatino de la capacidad económica del Estado, en contar con liquidez y partidas financieras vía presupuesto nacional, para suplir los requerimientos de una población ávida de cambios, que le brindaran la ilusión de mejoría vital con mayores empleos y bajo la premisa de modificar la constitucional. 

A escasos ocho meses de haber cambiado el gobierno con un dudoso resultado electoral y un apoyo de solo un tercio de la población, se había dado el primer paso de más endeudamiento para “arrancar” la economía y encubrir la incapacidad gubernamental heredada, junto con medidas de recortes presupuestarios a los servicios públicos básicos y apelando a la iniciativa de una empresa privada rapaz provista ahora con el titulo legal de Asociación Público Privada (APP); pero el espejismo no se materializaba en cuanto a acrecentar el empleo para abundante, sostenido, justo y digno. 

Las expectativas de la población panameña se ven entonces impactadas mortalmente pues el Coronavirus vino a evidenciar la incapacidad de tomar la medidas correctas e inmediatas para evitar, la hecatombe de los trabajadores al no poder sostener y proteger a sus familias por carecer de empleo la mayoría y de un Estado Solidario que cumpliera la Carta Magna en cuidar al pueblo con todos los recursos disponibles y sin enfrentarlo a la represión policiaca por su derecho a protestar. 

La oportunidad de aprovechar la condición de control médico, mediático y armado, no se ha hizo esperar y hemos sido testigos de cómo funciona la burbuja de clase de empresarios y gobernantes, en cuanto a la corrupción más descarada e inmoral (si la hubiere), para sacar ventaja de un tratamiento social que viene signado desde inicio de la República con el arrabal y su portón discriminatorio. 

La realidad presente no cabe dudas impone de las fuerzas sindicales, campesinas y populares una muestra de adoptar un camino unitario de lucha en todos los frentes, para jugar el rol de acompañar y defender a los ciudadanos en Panamá, del ataque mordaz del neoliberalismo robustecido con el temor del pueblo tener que salir a convivir a diario con la muerte, ahora por responsabilidad transferida por las autoridades médicas; para encontrar la suerte de que su insensible empleador le devuelva su puesto de trabajo, le permita uno nuevo que cumpla con las medidas de protección sanitaria, o le permita encontrar la manera propia de resolver el problema de subsistencia diaria. 

No imagino hasta donde debe llegar el grado de coerción, intimidación, manipulación, chantaje, engaño, humillación y corrupción para que el pueblo deponga esa actitud electorera y hasta religiosa de justificar el mal gobierno, el egoísmo del liberalismo convenientemente instalado en las mentes desde el proceso educativo y o del juega vivo de abandonar principios, para apoyar activamente o con su silencio el constante robustecimiento de una burguesía inhumana y atrasada, a cambio de unas migajas legal o ilegalmente recibidas de los explotadores tradicionales de la República. 

La conciencia del pueblo en apoyar un modelo de sociedad diferente, más equitativo y humano es un proceso complejo que pasa por el miedo, la complicidad, la identidad, el amor, la esperanza y el valor, pero que hoy más que nunca demanda de nosotros un compromiso con los mártires de las luchas históricas, los muertos y contagiados del covidvirus, de la generación de nuestros preocupados hijos, hijas, nietos y de nuestra historia como seres humanos enfrentados al desafío de vencer una vez más. 

Ya basta de buscar pretextos que en el tiempo solo encubren la confusión o abandono de una actitud patriótica, vayamos todos juntos a desafiar cuanto obstáculo nos imponga la frágil vida que tenemos, para darnos una sociedad digna, realmente solidaria, auténticamente humana y espiritualmente feliz.  

Lic.  Jorge Colón M. para la C. N. T. P 

¿Aún sigues repartiendo volantes? ¡Contactanos! te sugerimos alternativas para mejorar tu presencia digital. www.monagrillo.net

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.