CONATO

En los meses de septiembre y octubre le corresponde a la Central Nacional de Trabajadores de Panamá coordinar el Consejo Nacional de Trabajadores Organizado(CONATO).

Dicha responsabilidad corresponderá a la compañera Zelideth Rosales Secretaría General Adjunta de la CNTP, le deseamos éxitos en su gestión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. ¿Qué hacer con el Parado Proyecto ACP de la 3ras exclusas?

    “¡Basta Ya! Ni un centavo de más adelantos a estos contratistas que han saqueado los avances de más de $800 mil millones de sangre, lagrimas, sacrificio generacional del Pueblo Panameño.”

    Comparto, que los contratistas extranjeros y locales de la ampliación, al parar y desertar la obra de construcción; ofrecen al Pueblo Panameño una ventana revolucionaria hacia el socialismo para iniciar la toma y la administración el poder productivo de la construcción, con la ACP y terminar la obra por medio de un llamado participativo, protagónico de todos los sectores populares urbanos, rurales, medios, profesionales, académicos, obreros u estudiantes, y en particular a obreros orientadores calificados de la construcción; en particular un llamado especial a los obreros ACP canaleros.

    Dicho llamado tiene que incluir también a los sectores desempleados, subempleados, marginados, excluidos, mujeres e indígenas, discapacitados u otros; tomando esta oportunidad con vistas para masificar y fortalecer una cultura proletaria de trabajo con seguridad, consciente y eficiente, buscando la unidad; con acceso a planes sociales dispuestos a solventar la necesidad de trabajos para la juventudes, programas de viviendas, mejoras de barrios, acceso a educación, salud y recreación sana, en condiciones que permitan tiempo para reflexión espiritual también.

    Orientar y dirigir al Pueblo Panameño para tomar la obra de la ampliación, bajo la dirección de construcción de la ACP, hasta lo posible; formando 4 turnos diarios de 6 horas, pagadas por 8 horas, 36 horas por semana, por persona.

    La idea es de repartir trabajos técnicos, calificados de construcción, aprendices y ayudantes de alto salarios entre unos 24,000+ o más Panameños mencionados.
    Dar transporte hasta los puestos de trabajos de ampliación, desde terminales vecinales, ida y vuelta, todo turno laboral.

    Por sector y cuadrillas de obras de ampliación, formar cuadros de liderazgo, organización, contabilidad y capataces competentes de llevar a cabo las tareas respectivas de la obra maestra en los turnos de 6 horas.

    Organizar la logística de comidas, seguridad ocupacional, ambiental y planificación de materiales y tareas para trabajos, con cuadros de Inspectores, contables, etc.

    En Venezuela la vanguardia obrera y política discute y acierta:
    <<<< La solución total y definitiva solamente la lograremos cuando la clase obrera tome el control de los principales medios de producción y desarrollo, e impulse un vasto plan –a gran escala– de industrialización, que incorpore a amplísimos sectores de la población a la producción, que sean proletarizados, que no se tolere el parasitismo y la holgazanería, que se retribuya y premie el trabajo.

    De la construcción de un nuevo modelo económico socialista emergerá directamente una nueva cultura del trabajo, moral y ética, un modelo educativo, hijo del trabajo productivo y que retroalimente a la producción.

    (de Tribuna Popular, Ve. >>> por Edgar Meléndez López, Miembro CC, Secretario Obrero-Sindical del PVC

    Especial para Tribuna Popular Nº 232.-
    La lucha de clases, consecuencia de la división de la sociedad entre explotados y explotadores, se evidencia y materializa en lo concreto en tres aspectos de la vida social: lo económico, lo político y lo ideológico.

    La ciencia marxista-leninista demuestra, contrario a la deformación determinista que algunos pretenden endosarle, que ningún cambio estructural se produce sin conjunción de las condiciones objetivas y subjetivas en el seno de una sociedad, esto significa necesidad de conciencia de clase explotada como condición infaltable, aunque jamás única, para quienes deseen hacer una Revolución.

    En la actualidad, suficientes datos y hechos concretos revelan que en buena parte del mundo las condiciones objetivas para la superación del capitalismo en su fase monopolista están maduras; a pesar de ello, existen serios y profundos rezagos en las condiciones subjetivas necesarias para el fortalecimiento de la conciencia que produzca no sólo el cuestionamiento del sistema sino la organización y lucha consecuente contra éste.

    Por eso, no debemos subestimar la lucha ideológica, sin desatender la económica y la política, a favor de la clase obrera en la sociedad toda e incluso a lo interno de la propia clase para derrotar el desclasamiento, el revolucionarismo, el sinpartidismo y el utopismo, entre otras desviaciones que inmovilizan o desvían al sujeto de la Revolución Socialista de sus tareas y de su misión histórica.

    Incrementar y fortalecer la conciencia de clase desde la perspectiva revolucionaria, que no surge por generación espontánea, no puede significar otra cosa que no sea convencer a los trabajadores y trabajadoras que su ciencia para la acción es el marxismo-leninismo; recordemos que Lenin, en su obra Tres fuentes y tres partes integrantes del marxismo, acertadamente afirmó: “Sólo el materialismo filosófico de Marx señaló al proletariado la salida de la esclavitud espiritual en que han vegetado hasta hoy todas las clases oprimidas”.
    Las duras condiciones económicas, sociales, políticas y ecológicas que el capitalismo está imponiendo a los pueblos en su actual crisis cíclica trae como lógico efecto cierta movilización contra este sistema, pero hechos como el surgimiento de los incoherentes “indignados” reflejan un enorme vacío en la conciencia de clase y por ende en la posibilidad de que el proletariado cumpla con su rol de emanciparse y emancipar a la sociedad de la ‘explotación del hombre por el hombre’, a pesar de la potencialidad que el momento ofrece en cuanto a condiciones materiales.
    Venezuela no es la excepción a la necesidad de una intensa lucha ideológica en el seno de la clase para derrotar todo atisbo de desviación, mucho más por las condiciones históricas de atomización y debilidad ideológica de nuestra clase obrera y además por lo que expresa buena parte de la dirigencia sindical del actual proceso: una mezcla de utopismo místico-religioso, profundo revisionismo y hasta negación del marxismo-leninismo.

    Ante esto los comunistas tenemos la responsabilidad de reivindicar la organización de las y los trabajadores en sindicatos clasistas y la vigencia del Partido de la clase; elevar la conciencia de clase que, al ser condición sine qua non para ello, facilite la organización para luchar contra la burguesía y sus trampas ideológicas y económicas; al propio tiempo que luchamos contra el reformismo, que es un camino seguro de desvío de la perspectiva socialista.

    (*) Miembro del CC y Secretario Obrero-Sindical del PCV en Bolívar