¿Una Singapur en América Central?

De más rápido crecimiento en América Latina, el país ha fijado su mirada alta. En primer lugar se necesita un gobierno tan impresionante como su economía.

14 de julio 2011 | Ciudad de Panamá | The Economist

http://www.economist.com/node/18959000

http://www.economist.com/topics/panama

En un tramo húmedo de la costa del Pacífico, en una de las partes más pobres de las Américas, alguien parece que ha perdido un pedazo de Manhattan. El rascacielos de 50 pisos de la ciudad de Panamá sobresalen de la selva como en ninguna otra parte de baja altura de América Central. Bancos inteligente de Panamá, economía abierta y largas colas de barcos en sus puertos han causado que muchos lo comparan con Singapur, otra historia de éxito del vapor. El presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, hizo ver que su país es el primer estado así en 2010 y más tarde dijo: “copiar mucho a Singapur y que tenemos que copiar más.”

 

Panamá no es ni siquiera una quinta parte tan rica como su modelo asiático en función de cada persona de ingreso per cápita. Pero Panamá es envidia por su crecimiento: desde 2005 hasta 2010 su economía creció más del 8% al año, la tasa más rápida en las Américas. El FMI espera que crezca por encima del 6% al año durante los próximos cinco años. Panamá pronto superará a Costa Rica y Venezuela en el PIB per cápita. Por indice del poder adquisitivo, es uno de los cinco países más ricos en el continente de América Latina.

 

Un 80 km (50 millas) de canales de agua ha jugado un papel muy importante. En 2010 los ingresos del Canal de Panamá fueron de US $ 2 mil millones (7,5% del PIB). Este año han aumentado en una cuarta parte, gracias al aumento de tráfico y de peajes más elevados. El canal de Panamá y las actividades de negocios, las leyes han dado lugar a grandes aseguradoras, las finanzas y las corporaciones legales, dotando a Panamá con la marina mercante más grande del mundo, al menos sobre el papel. Una zona de libre comercio de Colón, al final del canal en el Atlántico, ha atraído a las sede regionales de empresas como Procter & Gamble. El año pasado, Colón y Balboa, entre el Atlántico y el Pacífico de Panamá, una pasarela marítima por el canal, se convirtieron en dos de los puertos más activos de América Latina.

 

Los aranceles de importación de Panamá se encuentran entre los más bajos de América Latina, y el país ha recibido inversiones extranjeras directas por valor de casi 9% del PIB, la mayor parte del continente. Una inversión de $ 5300 millones en expansión del canal para buques de mayor tamaño se espera a que se complete en 2014. Por otra parte, el gobierno ha comenzado en un período de cinco años, $ 13,6 mil millones del plan de inversión, centrándose en las escuelas, hospitales, alcantarillado, carreteras y un metro de la ciudad capital ho

routing code

y congestionada. Subsidios para los pobres y una beca universal podría ayudar a reducir la desigualdad, que está entre las peores de las Américas. En las zonas indígenas, el 85% de las personas no pueden pagar las calorías necesarias para una adecuada dieta, mientras el champán fluye en los casinos de la capital.

 

Y el “Singapur Latino” sigue profundamente siendo un no-Singapur de dos maneras más. Uno de ellos es la educación, donde el gasto de Panamá no ha dado buenos resultados. El estudio de PISA, una prueba sobre los 15 años de edad, los lugares de Panamá pasa de 63 a de las 65 economías en esta rama, por detrás del nivel de Albania. Madrid es la cuarta.

 

Las malas escuelas son comunes en América Latina. Pero en un país de 3,5 millones, la escasez de trabajadores calificados es aguda, desalentando las firmas extranjeras de inversión y frenando su crecimiento. Mario Cuevas, un economista del Banco Interamericano de Desarrollo, dice que en el plan de Panamá, Singapur es “un objetivo realista, no sólo una esperanza”. Sin embargo, señala que mientras que el éxito de Singapur se basa en una alta productividad, el crecimiento de Panamá ha venido por la acumulación de capital en forma de infraestructuras.

 

Más graves son las instituciones débiles. Singapur es uno de los contados países menos corruptos del mundo. Panamá, por el contrario, ni siquiera es el más limpio de América Central, según Transparencia Internacional, un grupo de presión contra la corrupcion. El Foro Económico Mundial, una entidad con mentalidad de reflexión, regaña a Panamá por sus funcionarios corruptibles en el sector público y por la falta de independencia judicial.

 

El Sr. Martinelli, un magnate de los supermercados, no está ayudando. Cables filtrados de la embajada de Estados Unidos advirtió que “pueden estar dispuestos a dejar de lado el imperio de la ley a fin de lograr sus objetivos políticos y de desarrollo”, y dijo que había pedido ayuda estadounidense para hostigar a sus oponentes. El presidente popular se le acusa de inmiscuirse en la Corte Suprema y de conspirar para deponer al fiscal general. Ahora quiere introducir una segunda vuelta presidencial y reducir el tiempo antes de tener derecho a presentarse a la reelección, y que se adapte a sus propios intereses políticos.

 

Las dudas sobre el estado de derecho ya han lastimado al país. Algunos de los constructores extranjeros no pujaron por el contrato de metro de Ciudad de Panamá, por temor a que la licitación estuvo amañada. Un tratado de libre comercio con Estados Unidos, que se espera sea aprobada pronto por el Congreso de Estados Unidos, promueve un modelo contratación más transparente. En junio, una parte elegante de la ciudad de Panamá, donde Donald Trump está construyendo un complejo de 70 pisos de hotel y residencial, se inundó con aguas negras, porque las leyes de planificación urbana había sido ignorado.

 

Lo más grande a largo plazo es la preocupación que la Autoridad del Canal de Panamá, una agencia autónoma del Estado, admirado por su buen funcionamiento, podría ser controlado por el gobierno, y se ejecuta como un efectivo a corto plazo del ingreso estatal. Tal como en Pemex de México, un monopolio estatal del petróleo, que ha sido citado algunas veces como una advertencia. A menos que Panamá limpie su gobierno, se corre el riesgo de convertirse en el próximo México en lugar del próximo Singapur.

---
¿Estás preparado para la nueva normalidad? Somos expertos en Google Ads, Instagram Ads, Facebook Ads y Posicionamiento Web. Estrategias Integrales de Marketing Sindical para todos. ¡Consultanos hoy mismo! www.monagrillo.net

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.