¿Existe discriminación racial en Panamá?

Por Samuel Samuels*

 

El título de este artículo de opinión tiene que ver con el hecho que el lunes 21 de marzo, conforme el calendario de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), es  el  Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial. Me adelanto a señalar que estoy seguro que algunas personas, apenas leído el título, me tildarán de “acomplejado”. Se ha hecho costumbre en la sociedad panameña, a mi juicio una muy lamentable, que cuando alguien menciona algún acto de discriminación, especialmente cuando se trata  de raza, pasa a ser catalogado como eso: Un “acomplejado”.


Aunque todos somos miembros de una misma raza, el homo sapiens, existen rasgos externos que nos hacen diferentes. Por varias causas, los individuos nacen con distinta pigmentación en la piel. Este color es la razón por la que muchos son discriminados.  Luego, entonces, la discriminación racial denota toda distinción, exclusión, restricción o preferencia basada en motivos de raza, color, linaje u origen nacional o étnico, que tenga por objeto o por resultado anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio, en condiciones de igualdad, de los derechos humanos y libertades fundamentales en las esferas política, económica, social, cultural o en cualquier otra esfera de la vida pública.

 

Tal y como ha señalado, en varias oportunidades, la Licda. Eunice Meneses Araúz, Secretaria Ejecutiva de la Coordinadora Nacional de Organizaciones Negras Panameñas, la cuestión en Panamá empieza por la “resistencia a reconocer que existe un problema de discriminación racial en el país”.

 

Personalmente, tengo la impresión que en Panamá el racismo, un fenómeno concomitante a la discriminación racial, va en aumento, ya que son múltiples sus expresiones cotidianas. Las declaraciones de altos funcionarios de Gobierno, entre los cuales se destaca el ministro de Seguridad Pública, José Raúl Mulino, tienden a afirmar mi percepción en el sentido ya señalado. Así mismo, las reiteradas publicaciones de caricaturas en los diarios nacionales, en los cuales el elemento racial aparece colocado en el centro del “humor” periodístico, han ido marcando una tendencia, cada vez más clara, que va dejando de lado el respeto a la condición humana y al reconocimiento del otro; a la diferencia. Y qué decir de instrumentos como el controversial Pele Police, que pareciera haber sido diseñado para determinados sectores de la sociedad panameña, o al menos en su implementación así ha resultado, hasta ahora. A eso habría que añadir otra cosa que muchos sabemos perfectamente bien, aun con el fallido censo del 2010.  En Panamá la pobreza tiene rostro de mujer, indígena y afrodescendiente.

routing code


En estos días, supe del caso de una muy distinguida y elegante profesora universitaria, que acudió a la sucursal del Banco Nacional en Río Abajo, y a su llegada el guardia de seguridad, en este caso funcionario de la propia institución estatal, la interpeló señalándole que no podía ingresar a las instalaciones porque portaba un turbante a la usanza africana. Afincada en su identidad afropanameña, la dama, con mucha entereza y dignidad, desafió a su interlocutor con argumentos que ponían de manifiesto su derecho de ingresar al Banco y su decisión de efectivamente hacerlo. Justo en ese momento, otro guardia de seguridad, también funcionario del Banco Nacional, se aproximó, y le indicó a su compañero: “La señora es cliente del Banco…ella siempre viene”. Y con esas palabras, dichas por un indígena, pues se trataba de un Ngobe, se desató el “nudo”.


Podría yo seguir listando, largamente, hechos cotidianos como los que he mencionado anteriormente, pero de eso no se trata aquí, sino de aprovechar la conmemoración del Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial, para reflexionar sobre cómo la fecha encuentra a la sociedad panameña y los esfuerzos que aun tenemos que realizar en el país, todos, por erradicar eso que algunos niegan que en Panamá existe, pero que muchos enfrentamos en nuestro día a día, aquí: La discriminación por raza.

En ese sentido, me complace mucho haber recibido una gentil invitación de la Oficina Regional para América Central del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos y el Centro de Información de Naciones Unidas, que este 21 de marzo auspician un Panel de Discusión bajo el título: “¿Existe discriminación racial en Panamá? Relatos y Reflexiones”. Pienso que la ocasión será provechosa, porque dudo mucho que los organizadores, es decir, la ONU, esté plagada de “acomplejados”. ¿Usted qué piensa?

*Miembro de la Coordinadora Nacional de Organizaciones Negras Panameñas.

---
Somos la solución al marketing digital para sindicatos ¡Consultanos hoy mismo! www.monagrillo.net

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. plenamente de acuerdo, soy de la opiniónque debemos tener este tema en la palestra publica, no escatimar esfuerzos. Los sindicatos deben tener este tema en agenda.